martes, julio 28, 2009

Lecciones de amor IV

En junio de 1963, Mildred Jeter de 22 años de edad, se sentó en la banca de un parque con un arrugado cuaderno entre sus manos, y entre lágrimas y sollozos escribió una carta que decía lo siguiente:

"Mi marido es blanco y yo soy afroamericana. Nos casamos hace cinco años en Washington, porque sabíamos que en nuestro condado del Estado de Virginia había una ley que prohibía los matrimonios interraciales. Al regresar a casa, recién casados, fuimos encarcelados, juzgados y obligados a abandonar el estado”

Su petición era sencilla, pero rompía el corazón: "Sabemos que no podemos vivir allí, pero nos gustaría volver juntos por última vez para despedirnos de nuestras familias y amigos." La carta estaba dirigida al entonces secretario de Justicia, Robert Kennedy, quien remitió la petición a la Unión de Libertades Civiles de Estados Unidos.

Hace poco tiempo, un juez de Virginia les había dicho que si ponen un pie juntos, nuevamente en el estado, serían arrestados y encarcelados por un año. Se los acusaba de "cohabitar como marido y mujer, contrariando la paz, dignidad y buenas costumbres de la comunidad", de acuerdo con la legislación de Virginia, que condenaba los matrimonios interraciales. El juez además estableció que este destierro debía durar 25 años...


Mildred y Richard se casaron en 1959 en el Distrito de Columbia justamente porque sabían del impedimento para hacerlo en Central Point, Virginia, pueblo donde nacieron, se conocieron y se enamoraron. Apenas regresaron casados, empezaron a vivir juntos como marido y mujer, cuando una noche, tres agentes allanaron la casa de la madre de Mildred donde se instalaron, e irrumpieron en la habitación donde dormían Mildred y Richard, los despertaron con la cegadora luz de una linterna y los sacaron como a vulgares delincuentes.

Ella tampoco quiso escribir en su carta sobre la humillación que sintió al pasar cinco noches en una cárcel infestada de ratas mientras su marido, porque era blanco, pasó sólo una noche tras las rejas. Los Loving residieron su exilio en Washington durante cuatro años, rompiendo la prohibición de Virginia, que en aquellos años estaba vigente en 17 estados, hasta que Mildred se animó a pedir ayuda en su desesperada carta.

El 12 de junio de 1967, casi 10 años después de su boda, la Corte Suprema eliminó la ley discriminatoria y dictaminó que cualquier prohibición o veto legal a los matrimonios interrraciales era anti constitucional. Sólo ahí pudieron Mildred y Richard regresar juntos a su pueblo natal como marido y mujer.


Luego de la sentencia favorable, el matrimonio rechazó innumerables solicitudes de entrevistas, apariciones públicas y homenajes. Mildred Loving solo se dedicó a seguir asistiendo a su iglesia y atender a su familia. Nunca se consideró una heroína ni nada por el estilo. Ella solo decía que lo hizo por amor. Decidieron seguir viviendo como una familia común y corriente, y lo lograron. Richard trabajaba duro en el área de la construcción que estaba en todo su apogeo en aquella época. Fueron un matrimonio feliz que llegó a tener tres bellos hijos y una casa con un gran jardín.

Lastimosamente todo era demasiado bello para ser cierto. Y es que la vida es así, yo siempre digo que hay que saber aprovechar y respirar a fondo aquellos días en que nos sentimos realmente felices porque suelen durar muy poco y no sabemos si volverán.

Una tarde de 1975, Mildred y Richard iban en su automóvil por la carretera cuando de repente fueron embestidos por un conductor en estado de ebriedad. Él falleció y ella perdió su ojo derecho. Mildred nunca se volvió a casar a pesar de que enviudó a los 35 años. Pasó el resto de su vida asistiendo a la iglesia, educando a sus hijos y luego mimando a los nietos. Cuando le acosaba la nostalgia por su amado Richard, solía tomar su foto y una jarra de café para sentarse en el portal de su casa y recordar todo lo que tuvieron que luchar para ser felices, aunque esta dicha les fuera efímera.

Desde entonces el 12 de Junio se celebra el histórico fallo que reconoció su matrimonio. Se lo conoce en Estados Unidos como el Loving Day, un día de celebración para las parejas interraciales.

Aunque Mildred falleció en mayo del 2008 se fue dejándonos un legado muy importante. Demostró al mundo y sus absurdas leyes que cuando amas de verdad no existen trabas ni murallas, nos demostró que el amor no entiende de razas ni colores. Luchó por su matrimonio. Nos dejó otra maravillosa Lección de amor.

Fuente: Nytimes.com

51 comentarios:

lucifer dijo...

Eso es amor, saludos

TORO SALVAJE dijo...

Que historia más bonita.
Y que mundo más loco.

Saludos.

cieloazzul dijo...

Cuando historias como estas nos rozan los ojos, es posible mirar hacia adelante con la idea de escribir una historia que deje algo similiar para seguir creyendo en que el amor, todo lo logra y supera...
ay amore mio
mientras tanto...
te como a besos...

Amorexia. dijo...

Cuan estupido es el ser humano creando desigualdades imaginarias, primero entre razas, hoy entre preferencias sexuales y paises, sin sentido, simple, la verdad, aveces no valemos la pena.

Deshora.

apm dijo...

Carlos...!como me gustan las historias que nos cuentas!, ésta es desde luego una bella historía de amor, aunque tenga un final prematuro.

Me alegro de que haya un dia Loving en los EE.UU., aunque Mildred y Richard las pasaran canutas hasta la famosa sentencia, y es que, ya ves, hasta en los paises que parecen más avanzados y desarrollados hay leyes absurdas e inhumanas....menos mal que, efectivamente, el amor está por encima de todo y no entiende de razas ni colores ni prejuicios.

En fin Carlos, una historia hermosa que sube la moral.... estupenda también la de la llegada del hombre a la luna y el plan B

Un besote gordo

Lara dijo...

Es verdad, hay veces en que el amor puede con todo y con todos.
Muuuuuuacks!

Dragonfly dijo...

Carlitos, cuando hay amor, miles de cosas pasan a un segundo o tercer plano, definitivo es que el amor lo puede todo.

Besos ;)

esteban lob dijo...

Hola Carlos:

¡Y pensar que esta barbarie de caso comenzó en...1963!
Ayer nomás en la historia del mundo.

Estoy leyendo Los Sueños de Mi Padre, del Presidente Obama, en que aparecen situaciones similares vividas por su padre negro y su madre blanca.
Qué reconfortante resulta que un negro sea hoy el mandatario de una nación hasta hace tan poco "oficialmente" intolerante.

Otrosí:
Cuando vi ayer el partido Madrid-LDU me acordé de un titular de un diario chileno cuando Fernando Riera vino a cargo de Nacional de Montevideo a enfrentar a Universidad Católica. Era "Riera Vs. Riera". Dado el salto a la gloria que dio Pellegrini desde Liga, pensé en " Pellegrini Vs. Pellegrini".

Perdón por lo largo.

Un abrazo.

RECOMENZAR dijo...

El texto me pareció fascinante.Me dejaste pensando como muchas veces me dejás ......Aunque esta vez se lo que eso es...... lo vivi un amor así y es por eso que soy feliz

Bitter dijo...

Mi volki, te salió re leeendo el post!
Pensar que esto pasó sólo hace 40 años, y supongo que aunque la ley lo permite, aún son discriminados los matrimonios interraciales, recuerdo que hasta hace unos pocos años en Sudafrica también sucedía.
un abrazo

Bitter dijo...

ooooh estas de N°1 en Blogalaxia, eres un maestro!!!!

Waiting for Godot dijo...

Estoy llorando, como siempre las historias que cuentan me tocan el corazoncito. Un beso.

GABU dijo...

Estas historias me generan dos emociones extrañas;impotencia y esperanza...

P.D.:A pesar de que el mismo mundo le quiera poner barreras al amor esta claro que eso seguirà siendo un imposible y es motivo suficiente para celebrar la vida!! =)

LE DEJO UN GRAN ABRAZO CABALLERO

JASVI dijo...

Que linda historia y que triste, fue conmovedor leerte.


Un gran abrazo Carlos...

Cordelia dijo...

:) Que linda historia Suasnavas!! :)

El amor lo vence todo cierto!?

Besotes!!!

Javier dijo...

romanticismo total... mucho amor envuelto!!

Roze Meisje dijo...

:) el amor vence cualquier obstáculo que se atraviese, cuando es verdadero! Te habla la voz de la experiencia!

besito!

lidia dijo...

una preguntita carlos etudias historia? se de tu trabajo...pero alguien muy curioso,como vos,buceandoen las hitoria ...solo podria ser historiador...yo te nombre asi!
un abrazo
lidia-la ecriba
www.deloquenosehabla.blogspot.com

Betty dijo...

Qué curioso no, que se llame Loving Day, el día de las parejas interraciales, no?
Me encantan los amores interraciales, y en general todas las que la mayoría de las personas llamarían "disparejas", ya que ellos demuestran que el amor ve con los ojos del corazón y no se amilana con nada ni nadie.
Gracias por compartir esta linda historia.
Saludos

Cecy dijo...

Que historia Carlos.
Es verdad contra el amor, nada ni nadie puede.

Un gran abrazo Amigo!!!

Mariluz dijo...

Mi amigo Carlos, no sabes cuánto agradeco estas historias que nos reconcilian con el ser humano -con algunos seres humanos- y nos hace conservar esperanzas.
un abrazo (o dos)

Mar y ella dijo...

Me emocioné hasta las lágrimas.
Tengo la convicción de que el amor ese libre vuela y se posa en aquellos que tiene la fortaleza de caminar juntos por la vida a pesar de los pesares y lograr ser felices.La libertad que tiuene el amor mcuhas veces se ve contaminada ,por nosotros lo enrejamos ,le ponemos carteles lo llenamos de normas y minamos la hwermosa libertad que tiene el amor....
Una historia hermosa que me llena de fé que mcuhas veces se me esconde y escabulle.....
Un abrazo...
Gracias por mostrarnos estas vivencias..

Mariella

Rusbel dijo...

Como dice Tres Patines: me erizo me erizo!!....al leer tus posts.

¿Qué puedo decir? el apellido de ellos lo dice todo: LOVING!!!!!

Key dijo...

Carlos, gracias por la historia....
Besotes ^_^

Lina dijo...

Otro de tus post que me aguan el ojo y me hacen pensar en lo tontos que pueden los seres humanos del presente... que se dan por vencidos sin siquiera haber dado la pelea...

Ursus Andinus dijo...

Hace tanto y tan poco...

QUe gran historia y que bárbaros que son los que se dicen los más adelantados.

mjormy dijo...

Dios!!! 25 años de destierro!!! una locura.. y también una locura la fuerza que uno puede alcanzar por amor.
Saludos Lobito!!!

Vere dijo...

Hace mucho que no venía por acá, esta muy lindo tu blog, y por supuesto la historia también lo és, muy hermosa.

Besos para ti Carlos.

P@lm0 dijo...

Demostró al mundo y sus absurdas leyes que cuando amas de verdad no existen trabas ni murallas, nos demostró que el amor no entiende de razas ni colores
Te doy toda la razón un dia de felicidad puede ser más valioso que cualquier promesa de vida eterna, cuando se da se da, perdon es que me puse nostalgico

Belén dijo...

Con lo descreída que soy, creía que ibas a decir que se separaron a los años... pero eso es aún peor, la muerte de uno de los miembros... buf

Besicos

MentesSueltas dijo...

Hola, disculpen el mensaje "masivo" pero por un viaje y mucho trabajo
estoy sin el tiempo necesario.
Queria decir "presente" de alguna forma.

Dejo mi abrazo, mi mejor energia y mis deseos de armonia.
MentesSueltas

Diana dijo...

Tienes toda la razon, no sabes cuando las personas o la felicidad se te puede ir o puede regresar intempestivamente, buena reflexion ...
Besos mi bello, y gracias por tus buenos deseos gracias por pasar por mi blog
love u :)

Kodama San dijo...

A veces cuando conozco de los problemas de los otros, situaciones de personas que han tenido que sufrir o están sufriendo, no puedo evitar sentirme afortunada, si, porque no viví en esa época, porque no tuve que padecer de ese modo. Creo que la gente que pasa por esas situaciones duras y luego sigue adelante, es muy valiente, es como una forma dura de aprender, y sin embargo ser feliz después de todo.

Saludos!

tu vecina Day dijo...

-Precioso post Carlos ;-),sobre todo en un mundo donde a pesar de que a veces diera la impresión de no avanzar,hay algunas muestras como esta que hacen enorgullecer por instantes a nuestra matizada humanidad.

-Por lo menos esta pareja consiguió anular una ley obtusa y dejó un legado humano a través del Amor,en una época donde apenas los padres de Obama(por cierto ningún John,ningún Peter sino Barak Hussein!)..
...apenas lo estaban concibiendo..

pd:Suscribirse a tus post fué genial ;)entro por tu jardín trasero siempre jaja ;)
Besos.

Ŧirє dijo...

que historias carlos...¡¡¡
desde luego eres un pozo sin fondo...y siempre que vengo a vsitarte me voy con la cabeza llena de historias e ideas para seguir investigando.....

un abrazo amigo...
:-)

Alimontero dijo...

Mi querido amigo, que gusto da leer historias como éstas!
El amor a toda prueba...!
Lo que mas admiro en tí es esa búsqueda permanente para comentar y compartir.
Es esa "viveza" que te mueve, que te da alegría de entregar y compartir...
Besos Carlos, mi querido amigo!!

Ali

siempre tan gentil....gracias!

Hammelinn dijo...

linda publicación!!

un abrazo desde Montevideo !!!

que estés bien !!

Hammelinn

lopillas dijo...

Qué obtusos que somos, siempre queriendo poner vallas a la vida.
Hay apellidos predestinados no? Muy curioso.
Saludo dueño del kiosco

angélica beatriz dijo...

Hola querido Carlos. Vuelvo de nuevo a tu blog, tan interesante como siempre.

Un beso grande.

Carlos dijo...

Querido Carlos, el mundo lo llevan adelante la gente noble que hace de la valentía su mejor argumento. EE.UU cargó durante mucho tiempos sobre sus hombros largísimas historias de injusticias y a su vez de hombres testarudos que lucharon contra ellas; no voy a transcribir entero el célebre discurso de M L King, debido a su extensión, pero sí transcribo un párrafo:

Yo tengo un sueño que un día esta nación se elevará y vivirá el verdadero significado de su credo, creemos que estas verdades son evidentes: que todos los hombres son creados iguales.

Yo tengo un sueño que un día en las coloradas colinas de Georgia los hijos de los ex esclavos y los hijos de los ex propietarios de esclavos serán capaces de sentarse juntos en la mesa de la hermandad.

Yo tengo un sueño que un día incluso el estado de Mississippi, un estado desierto, sofocado por el calor de la injusticia y la opresión, será transformado en un oasis de libertad y justicia.

Yo tengo un sueño que mis cuatro hijos pequeños vivirán un día en una nación donde no serán juzgados por el color de su piel sino por el contenido de su carácter.

... cuando esto ocurra, cuando dejemos resonar la libertad, cuando la dejemos resonar desde cada pueblo y cada caserío, desde cada estado y cada ciudad, seremos capaces de apresurar la llegada de ese día cuando todos los hijos de Dios, hombres negros y hombres blancos, judíos y gentiles, protestantes y católicos, serán capaces de unir sus manos y cantar las palabras de un viejo spiritual negro: "¡Por fin somos libres! ¡Por fin somos libres! Gracias a Dios todopoderoso, ¡por fin somos libres!"

Te dejo un gran abrazo.

© Lilium - Lilith dijo...

Carlos que historia más hermosa y profunda:)...aunque triste o con sus matices...como todo en la vida...al menos ambos llegaron a conocer el amor verdadero por el cual vivieron a pleno...es irónica la vida siempre...

Te dejo un beso muy grande desde el otro lado del mundo con todo mi cariño:)

lidia dijo...

hola elmundo no e tan tan grande..
intereante relato...
un abrazo fraterno,compañero
lidia-la escriba perenne
www.deloquenosehabla.blogspot.com

Diego Fabián dijo...

A veces hay situaciones en las que el verdadero amor se manifiesta y se pone a prueba...

(... probablemente, yo esté viviendo una de ellas...)

Quizá, en algún momento, yo me atreva a contar la mía...

Bonita historia, amigo... Interesante en verdad...

Un abrazo...

Maria Cristina dijo...

que increible historia de amor, de verdad que hay amores de peliculas y es mejor haberlo vivido que quedarte con la duda de lo que pudo ser...

roxana dijo...

Creo que algo asi paso tambien con los padres del presidente Obama.
Buena historia!
Buen fin de semana!

Máximo Ballester dijo...

Es increíble ¿no?
Esta historia en particular no la conocía. En Virginia hubo históricamente mucha estupidez humana.

Un lujo de post.

Abrazos.

Clara y Pepe (los Chuquis) dijo...

¡¡Precioso, realmente!! Es tan reconfortante saber que existen personas así... admirable. La mujer, que quedó viuda después, seguramente tiene mucha paz, porque obró correctamente y eso tiene premio.
Ojalá que esté disfrutando de la vida, de sus hijos y nietos,porque se lo merece.

Angélica dijo...

Esta historia me dio un poco de pena, por lo que tú dijiste Carlitos, que la felicidad es efímera. Tanto sufrimiento y tanta separación de personas que realmente se amaban por sobre todas las cosas (cosa poco usual en estos tiempos no?). Y que todo haya quedado destruído ni siquiera por la estúpida ley, sino que por un borracho de mierda, que de seguro salió ileso. Esas sí que son injusticias de esta vida. Que atroz. ¿Te imaginas encontrar el amor de tu vida para que te lo quite el destino? Uf!

Mary Lovecraft dijo...

Preciosa historia la de este matrimonio pionero y luchador.

y bonito día conmemorativo del Amor, hasta el apellido de Mildred viene bien al dato: el día del Amor.

un besote Carlos, te sigo leyendo

rafagaska dijo...

wow que bella historía, se agradece este bello compartimiento.


saludos y gracias

Minis dijo...

Por desgracia aun en pleno siglo XXI, en algunas regiones del mundo,los prejuicios, la discriminación existe, y es mal visto la relación entre dos personas de diferente país, condición social, cultura y demás... me alegra saber que algunos logran superar todos esos obstaculos y demuestran que lo mas univerval que hay en este mundo el EL AMOR...

 
Ir Arriba