jueves, agosto 27, 2009

Los primeros Barras bravas

La expresión Panem et circenses , o “pan y circo”, pronunciada por el poeta romano Juvenal, fue tomada como una máxima del Emperador Nerón, quién utilizó el gran anfiteatro romano construído por Vespaciano para diversión de su pueblo, distrayéndolo así de los graves problemas internos que tenía el decadente imperio.

Así debió lucir el coliseo romano hace casi 2000 años

Remontémonos al año 59 dC. Roma estaba aún gobernada por el Emperador Nerón. Ahora viajemos hacia el sur del Imperio, hacia dos pequeñas ciudades costaneras, Pompeya y Nocera. Los habitantes de estas ciudades, se disponían a disfrutar de un apasionante día de luchas de gladiadores en el coliseo de Pompeya. Eran unos juegos organizados y pagados por un político, al que habían expulsado del Senado. Igual, a la gente no le importaba quién organizaba el espectáculo, ustedes saben que mientras la diversión sea gratis...

Los aficionados de Nocera viajaron a Pompeya para alentar a sus luchadores, como cuando ahora una fanaticada o barras organizadas de fútbol viajan a un sitio donde su equipo juega de visitante. Al fin y al cabo eran ciudades cercanas y se supone que ya tenían alguna rivalidad deportiva. No hay registros en la historia ni tampoco se detalla si estas dos ciudades tenían algún tipo de enemistad en el pasado. Lo que sí está claro y quedaron registros es de lo que sucedió después, lo cual nos deja deducir fácilmente que el ambiente debió haber sido tan caldeado como un superclásico Boca-River o un derby Barça-Real Madrid.

Ubicación y distancia entre Pompeya y Nocera

Bueno, el asunto es que ese día ambas fanaticadas se comportaron como unos verdaderos hooligans o barras bravas actuales, y de los testimonios hallados se desprende claramente que la rivalidad era enconada. Aquí tenemos la fuente original, un fragmento de las “Crónicas de Cornelio Tácito” que nos narra este triste episodio:
"Por el mismo tiempo y a partir de una disputa sin importancia se produjo una terrible matanza entre colonos de Nuocera y de Pompeya, en el transcurso de unos juegos ofrecidos por Livineyo Régulo, de cuya expulsión del Senado ya dí cuenta; pues, con la licencia propia de las ciudades pequeñas, empezaron por lanzarse denuestos, luego piedras, y al cabo tomaron las armas, saliéndose con la mejor parte la plebe de Pompeya, donde se celebraba el espectáculo. El caso es que muchos de los de Nuocera fueron llevados a la ciudad con el cuerpo lleno de mutilaciones, en tanto que la mayoría lloraba la muerte de hijos o padres. El príncipe {Nerón} delegó en el senado el juicio sobre el asunto, y el senado en los cónsules; pero el tema volvió de nuevo al senado y se prohibió por diez años a los de Pompeya aquella clase de reuniones, y se disolvieron los colegios que habían constituido ilegalmente; Livineyo y los otros que habían provocado la sedición fueron castigados con el exilio."

Anales (XIV, XVII) de Publio Cornelio Tácito

Es difícil especular lo que sucedió después, y de hecho ésta fue una gran interrogante de los historiadores durante mucho tiempo porque no había más crónicas ni registros al respecto. Pero recientemente se hizo un hallazgo importante que puede en parte ayudarnos a imaginar lo que sucedió.

En las ruinas de Pompeya, en algunas casas aún quedaban restos pictóricos y en una de ellas se descubrió un fresco que coincide con las fechas del evento narrado, que reproduce una dantesca escena, y quien sea que lo haya pintado, no escatimó en detalles.

Pintura encontrada en Pompeya

En la pintura podemos ver el coliseo con sus imponentes rampas de acceso, las luchas de los gladiadores en la arena, incluso se aprecian detalles de la ciudad que los arqueólogos han podido confirmar, como por ejemplo, la disposición de las murallas. Lo curioso es que este fresco reproduce también escenas de los disturbios de los cuales nos hablaba Tácito, las peleas en las gradas, el relajo en las calles de la ciudad con muertos, heridos y el caos en los alrededores del coliseo. Es un testimonio pictórico -casi periodístico- de aquella fatídica jornada. Ahora, el único enigma sería saber quién pudo ser el autor de ese fresco.

Para darte el trabajo de pintar un mural así en tu casa, debes ser un fanático a muerte de tu equipo. Seguramente lo hizo alguien orgulloso de que aquel día los pompeyanos les hayan dado una paliza a los de Nocera, es decir, alguien que pensara "los de Pompeya somos mejores y ganamos!"... ¿no les resulta familiar?
Bueno, y se nota que después de dos mil años no hemos evolucionado nada en este aspecto, porque sucesos como éste son aún hoy relativamente frecuentes tanto en Sudamérica como en Europa, pero los gladiadores ahora son once por equipo y corren tras un balón.
A los verdaderos amantes del fútbol nos avergüenza ver como algunos estadios han acabado convirtiéndose en auténticos campos de batalla, donde se ha tenido que lamentar la muerte de aficionados.

Fuente:
Historia Clásica.com

¿Fue útil o de tu agrado el artículo?

* Ahora también puedes seguirme en Twitter:

36 comentarios:

Ursus Andinus dijo...

Maravilloso...

No hemos mejorado, y así será y seguirá siendo.
Veinte siglos más tarde tenemos tragedias como la de Heysel y Hillbourgh, con menos muertos y la violencia reducida al estadio, pero podemos ver que el ser humano hace a su historia cíclica...

Como habrá sido ver en pleno anfiteatro Romano a la gente apalearse???

Tiene ahí otra conotación lo de: "Morituri et salutant" ...

Roze Meisje dijo...

ohhhhhhhhhh interesante saber esto! como siempre gracias Carlitos por ilustrarme!

Bedo!

Javier dijo...

caramba qué buenas referencias!

Amorexia. dijo...

sin palabras! desde siempre y para siempre las barras bravas son ese grupito de vagos maleantes y fanáticos sin vida que deciden matarse con cualquiera por colores que les valen poco y si acaso son excusa para su retrograda y sociopata vida.

desprecio!!

deshora.

El Hippie Viejo dijo...

Excelente Carlos!

de barras bravas conozco porque voy al fútbol desde hace
muchísimos años..y meten miedo!

¿sabías que volvieron a aparecer en Inglaterra los temibles "hooligans"?

te dejo un abrazo Grande Amigo!

Adal


...y aguante La Liga!

Lara dijo...

Si que da pena si, Carlos. Gente que en realidad no les gusta el fútbol si no que son unos fanáticos y solo buscan hacer daño.
Muuuacks!

M. dijo...

Esos barras bravas deben de ser el eslabón de retroceso entre el hombre y el mono jeje. Si es que no tenemos remedio! Muy interesante el post de hoy, Carlos. Besitos y más besitos :D

TORO SALVAJE dijo...

Ya sabes de mi poca fe en el ser humano.
Somos una especie dañina y por lo visto desde nuestros orígenes.

Saludos.

Bitter dijo...

jajajaja, pasadoa futbol volki.
Buena la historia y mejor aún la comparación, sólo me queda una duda, ¿es que el hombre ha sido incapaz de desarrolarse civilizadamente en todo estos siglos¿¿¿¿
calugazos

GABU dijo...

Mientras te leìa pensaba que bien hemos heredado hoy en dìa este estado de violencia...

Me encanta ir a los estadios de fùtbol,peor desistì de mi pasiòn precisamente por los hecho dterribles y temibles de violencia desmesurada...

P.D.:Aunque convengamos que para ser tan brutos y vìscerales,a veces las canchas quedan bien chicas!!

BESOTE CHARLES :)

Mar y ella dijo...

ya decía yo que se comportan como cromañones...uffff......

Gracias pro la generosidad de tus palabras en el dia de mi cumple...
eres un amor..
Mariella

Alí Reyes H. dijo...

Por lo visto, no hemos progresado mucho desde entonces

lopillas dijo...

Barras bravas y paparazzis!, que esas eran las "fotografías" de los ricos de entonces. Pocos frescos en buen estado de la época se conservan y mira por donde, Pompeya ha mantenido escondida bajo sus cenizas toda una portada de prensa.
En mi casa encontrarían la bufanda del Club Deportivo Tenerife jeje
Besos, Carlos

JASVI dijo...

Maravillosa y sorprende historia Carlos!!!

Que horror, me imagino una carnicería bien surtida jajaj!!!

Ni hablar, el hombre es hombre y nunca evolucionara en muchas cosas!!

Beso grandote de FINDE!!!!

elcontemporizador dijo...

Interesante reportaje. Saludos.

El Hippie Viejo dijo...

Carlitos, leé el link que te dejo,
es relativo al tema que tratás...es como insultar a la madre,
increíble.

http://www.ole.clarin.com/notas/2009/08/28/futbollocal/01987657.html

un abrazo Grande

Adal

Carlos dijo...

Adal: Es increíble! Gracias por el link.
Que hinchas tan mal agradecidos con más de una década de fútbol y goles que les regaló el loco Palermo.
Se sienten dueños de los jugadores.
Fuerte abrazo Adal ¡Aguante Boca!

MentesSueltas dijo...

Hola Carlos, todo sew recicla, lo que mal, se repite.
Excelente.

Te abrazo
MentesSueltas

Belén dijo...

Muy bueno Carlos!

la verdad es que si, tienes razón! siempre habrá rivalidades entre ciudades, sean de fútbolo de gladiadores

Besicos

Leonel dijo...

Un gran abrazo desde Chile...

Byron dijo...

La naturaleza humana. Seguramente, hay comportamientos que los superaremos, después de miles de años... si es que los superamos. Nuevamente una historia real sorprendente. Saludos.

Hipatia dijo...

Me ha encantado esta ventana histórica que has abierto hoy.
Es sorprendente lo poco que hemos cambiado, en efecto; ¿quizá se deba a que dos mil años no son nada? Desesperante, ¿a que sí?.

Gracias, Carlos, amigo por el buen rato.

(por cierto, ya te indagaré para que me cuentes cómo te las has ingeniado para poner ése facebuk tan majo y grande en tu blog...jajajaj).

Un súper-beso estelar.

radicaLibre dijo...

Interesante el tema. Hace poco salí del país y coincidencialmente ví en un canal de noticias donde me alojaba, que la policía de Argentina y Colombia ya tiene identificados a los barrabravas de las principales ciudades y el siguiente paso es prohibirles de por vida el ingreso a estadios.

Efren (a.k.a. Ludovico) dijo...

al final solo cambiamos los nombres, el resto jamas cambia

MAR dijo...

MMM EN TODO TIENE QUE HABER VIOLENCIA?
MMM
INTERESANTE POST.
UN ABRAZO GRANDE PARA TI.
MAR

Dragonfly dijo...

Super interesante... aún cuando lo veo desde la perspecitiva de un país chico como el mío.

Besos ;)

Bartok dijo...

Creo que son dos situaciones diferentes, aunque la evolución del comportamiento del hombre frente a los espectáculos no ha cambiado nada. Lo de antes era propio de las sociedades de confrontación aun entre ciudades. Las costumbres bélicas de la época que permitían que un grupo de hombres salieran a matarse para diversión del público decían mucho del poco respeto por la vida del prójimo. Actualmente un barra brava es un ser marginal, sin oportunidades y sin razones para seguir adelante, salvo el equipo de sus amores por el cual da la integridad de su persona. Si antes había pugnas por la vida de unos hombres, en la actualidad el barra brava da la vida por una cosa sin importancia (no olvidemos que el futbol es la cosa más importante de las menos importantes), por lo que claramente podríamos hablar de una involución. Un abrazo.

Gabiprog dijo...

Pan y Pay per view...

Excelente post!

:)

BETTINA PERRONI dijo...

"Al pueblo Pan y Circo", en realidad se convirtió en una filosofía política nada ajena a la época moderna.

Gracias Carlos por traer esos fragmentos de historia, con ello constatamos que los hombres de los errores no aprendemos, al parecer esos episodios sirven de inspiración para exaltar el ego humano.

Es pasión?, fanatismo?... nada justifica la violencia.

Excelente post ;)

carlosmxax 2.4 dijo...

retomando la senda de los blogs
prometo leer pronto
saludos!!

DANI dijo...

Como tu bien has dicho, desgraciadamente eso sigue ocurriendo hoy en día con el Futbol.

El nuevo opio del pueblo, si la gente se cabrea entre sí, se olvidan de la crisis.

Lo bueno de que a uno no le guste el Futbol, porque seguro que siendo de Barcelona, acabaria siendo otro de esos energúmenos fanáticos Ja ja ja.


Un abrazo

Gizela dijo...

Ni aprendemos nosotros lo humanos de deslastrarnos de ciertos antiguas vergüenzas, ni han dejado nuestros dirigentes de usar la estrategia de Pan Y Circo, para esconder sus errores y sus incompetencias.
Sigue dando réditos...
Un besote grande
Gizz

esteban lob dijo...

Hola Carlos:

En verdad hemos avanzado solamente milímetros en nuestro comportamiento tras dos mil años.
Verdaderamente, aquellas eran la "barras bravas" de entonces.

Saludos.

Mary Lovecraft dijo...

:O

me has dejado de piedra Carlos

y yo pensando que el ser humano se volvía más necio a medida que evolucionaba y resultó que es un rasgo oculto en lo más profundo de su esencia, idenpendientemente de la época o el grado de desarrollo.

increíble

un besoooo!

Angélica dijo...

Este lo dejo pa más rato porque ya son las dos de la mañana.

Angélica dijo...

Es que el fanatismo de cualquier índole no tiene limites!!! mire que ir a matarse los unos y los otros por una competencia. Me parece de prehistóricos, de primitivos de las cavernas.

Por eso yo no veo ninguna cuestión de partío de fútbol.

Besos.

 
Ir Arriba