domingo, agosto 16, 2009

Una guerra absurda

1969 sin duda fue un año especial. El mundo vivía la Guerra Fría, las dos potencias competían por llegar a la luna y la Guerra de Vietnam acaparaba los titulares de la prensa. Los hippies por su lado se desconectaron del mundo belicista y organizaban en una granja de Bethel, NY, el mítico y más grande festival de la música: Woodstock.
Latinoamérica se encontraba caldeada y tomaban cuerpo las tendencias de izquierda, mientras los militares esperaban agazapados para derrocar presidentes y tomarse el poder mediante las armas.
Así las cosas, ese mismo año en Centroamérica, Honduras y El Salvador se enfrentaron en una guerra que no duró ni siquiera una semana, pero su detonante fue bastante sui géneris.

La expulsión de miles de campesinos salvadoreños de Honduras, promovida por el gobierno militar de ese entonces encendió los ánimos. Y en El Salvador, el regreso de esos miles de compatriotas ponía en aprietos socioeconómicos al pequeño país que no podía absorber toda esa población desempleada. De paso El Salvador era el país centroamericano más densamente poblado.


Para colmo, justo en esos meses, las selecciones de fútbol de ambos países disputaban una plaza para el mundial de fútbol México 70.
El partido de ida se jugaba en Tegucigalpa el 6 de Junio, los hinchas hondureños se instalaron en las afueras del hotel donde dormía el equipo salvadoreño y armaron tremendo alboroto con pitos, bombos e insultos, todo obviamente para impedir que pueda descansar el equipo rival.
El partido lo gana Honduras por 1-0, consiguiendo el gol en el último minuto. En ese momento una joven salvadoreña que seguía el partido por televisión, se suicida de un disparo al no poder soportar “la humillación recibida por su patria”, hecho que es difundido enseguida por los periódicos locales, claro, con su respectiva dosis de patrioterismo.

Al funeral de esta chica acuden miembros del gobierno, del ejército y el equipo completo de fútbol de El Salvador, que empieza a preparar el partido de vuelta, a jugarse una semana después. En esta ocasión el equipo de Honduras es el que no puede dormir porque los hinchas salvadoreños les devuelven la visita, y les rompen hasta los cristales de las habitaciones del hotel.
Los jugadores tienen que salir al estadio en carros blindados, y atemorizados ven como la bandera de su país es quemada en el estadio mientras se entonaban los respectivos himnos.

Mauricio Rodriguez anota el gol de la victoria de El Salvador

Ahora El Salvador gana en su cancha 3-0 y los hinchas hondureños huyen en medio de disturbios y actos vandálicos que terminan con dos muertos y decenas de heridos.
La frontera entre los dos países queda cerrada. El revanchismo y la xenofobia se apoderan de lado y lado.

En esas eliminatorias no tenía validez el gol diferencia por lo que debía jugarse un tercer partido de desempate en cancha neutral.
Este partido se lo juega el 27 de junio en México DF, con las hinchadas de ambos países separadas por cinco mil policías mexicanos. Gana El Salvador por 3-2, y por lo tanto se queda con el pasaporte al mundial.

El equipo salvadoreño celebra la victoria en el partido de desempate

En medio de tanta tensión se avizoraba una guerra. Finalmente pasó lo que tanto se temía, y el 14 de julio de 1969, la Fuerza Aérea salvadoreña atacó por sorpresa el aeropuerto de Toncontín, en Tegucigalpa y varios poblados fronterizos.
La guerra no duró más de 6 días -también se le llama guerra de las cien horas-, ya que se ordenó un alto al fuego negociado por la OEA.

Movimientos civiles en El Salvador apoyando a su ejército

En este conflicto murieron más de 5000 personas y algunos historiadores la han llamado La Guerra del fútbol, lo cual es erróneo puesto que aquí el deporte fue sólo un pretexto para ver quien se hacía cargo de más de 300 mil salvadoreños desplazados que nadie quería recibir.
La frágil y difusa frontera quedó intacta y una parte de los emigrantes se marcharon de Honduras.
Después de esta escaramuza, los ejércitos de ambos países se rearmaron, no nos olvidemos que estaban bajo regímenes militares.

Bueno, como epílogo les puedo contar que el mundial de 1970 lo ganó Brasil de la mano de Pelé y que el equipo salvadoreño terminó último de su grupo; le encajaron 9 goles en tres partidos y no anotó ninguno.

Todas las guerras son absurdas, y la hisoria nos cuenta que hubo conflictos bélicos donde los detonantes fueron demasiado triviales, pero el que acabamos de ver, no deja de llamar la atención por lo hechos que la desencadenaron y el triste saldo que dejó en dos países hermanos.
Que mal le hacen a los pueblos esos nacionalismos obsecados. Todo empieza como simples discursos populistas, pero nadie sabe como terminarán...

Fuentes:
BBC Mundo.com
Franlopez.es

40 comentarios:

El antifaz dijo...

Las guerras son convenientes para la economía. Los gobiernos de algunos países venden armas, y hay que usarlas.
El hombre, ese animal racional, verdad?
Saludos.

Belén dijo...

Joe, pues la verdad es que siempre lo he pensado... que es muy curioso como la gente se toma el deporte (fútbol o lo que sea) tan en serio!

Besicos

Martín Bolívar dijo...

Coincido con los dos comentarios anteriores. Los fabricantes de armas hacen su agosto y aprovechan cualquier cosa para armar una guerra, incluso el fanatismo ignorante de muchos aficionados al fútbol.

Lara dijo...

Yo creo que todas las guerras son absurdas y sin sentido.
Muuuuuuacks!

Tabita dijo...

Más que absurdas las guerras. Un periodista polaco muy muy bueno que murió hace poco, Ryszard Kapucinski, escribió un libro sobre el tema: La guerra del futbol. Altamente recomendado el libro y el autor. Besos

Gizela dijo...

Que buen resumen Carlos.
Y tienes razón, que mal hacen los nacionalismos obsecados.
Pero es como un mal de eterno ejercicio en nuestra América Latina.
Los discursos populistas por parte de los dirigentes, y una sociedad civil que no termina de agarrar el toro por los cachos, y siempre está esperando un mesías político que le resuelva los problemas.
Un besote Carlos y linda semana para ti.
Gizz

JASVI dijo...

Hay!!!

Que fuerte , bueno para mi en lunes en la mañana leer esto me deja boquiabierta!

Todas las guerras son el absurdo más grande del mundo.

Beso Carlos y q tengas buen inicio de semana.

lopillas dijo...

Qué miedo me da todo esto que nos cuentas. Es tan fácil avivar la chispa del odio. Religión, territorio, ¡fútbol!. Tremendo.
Un besote, Carlos

Diego Fabián dijo...

La sana rivalidad deportiva puede, con las circunstancias adecuadas, convertirse en fanatismo injustificado...

(... también se aplica para las ideologías religiosas o políticas...)

Tienes razón en tu comentario final, amigo mío... Todo empieza como simples discursos populistas...

(... ambos sabemos a quien nos referimos, no??...)

Un abrazo, amigo mío...

Dragonfly dijo...

Es definitivo, la guerra fue absurda... pero alguna gente no tiene en su vida más imaginación que pelear contra los demás.

besos ;)

El Hippie Viejo dijo...

me llevaste muy lejos en el tiempo...

Querido Carlos
como soy casi viejo recuerdo al dedillo todas las circunstancias que vos narraste.
Un absurdo sin dudas.

Cuando ponemos a la patria de por medio en un partido de fútbol-porque eso lamentablemente pasa también hoy-nos vamos al carajo.
Creo que ni los himnos se tendrían que cantar.

Te dejo un abrazo Grande!

Adal

... dijo...

Todo lo que este relacionado con el poder, guerras y muerte.
Es absolutamente irracional, le da rabia.

Besos Queridisimo Carlos.

M. dijo...

Y todo eso se montó por el fútbol? madreee, me recuerda a los partidos de pelota que jugaban en México mayas y aztecas donde el que perdía era decapitado. Quien lo iba a decir que muchos siglos después el juego de la pelota iba a ser igual de violento... Un besote Carlos, excelente entrada!

Ka-tica dijo...

bueno el futbol (hablando sin fundamento!) se ha caracterizado por mover una energia poderosa, que ensordece (y eres testigo de eso jajaja)... y esta capacidad es siempre utilizada por quienes tienen intereses de cualquier otro tipo, ya sabemos que estas guerras absurdas, donde los unicos que salimos heridos somos la sociedad civil se dan por razones de poder.
y la justifican bajo el nombre de cualquier cosa!
fue una epoca dura, de extremismos belicos, de luchas, de cambios, algunos seguimos pagandolos hoy dia!

Patricia 333 dijo...

Totalmente absurdo , no tengo otras palabras que decir

Mar y ella dijo...

Estamos tan cansados de discursos populistas,y los desenlaces de todo ello suele ser muy triste para tantos...
Lamentable usar como excusa al deporte.....
Buen post,siempre nos dejas queriéndo volver para ver con que nos sorprendes

Un abrazo


Mariella

José Ignacio dijo...

¿Conoces alguna guerra que tenga sentido?

GABU dijo...

Me parece increìble que estemos a tantìsimo años de otro de los sin sentidos màs horrorosos pergeniado por el hombre:LA GUERRA!!

P.D.:Suelo dentro de mi burbuja utòpica creer que la mùsica ademàs de transmitir,moviliza...
Pues en èste caso amigo,luego de la cantidad de años transcurridos,me sigo equivocando... :(

BESITOS PACÌFICOS ♣

Carlos dijo...

Carlitos, conocía el asunto de la guerra entre ambos países pero no los pormenores de la misma; absurdos por cierto, como dice Joaquín cuando pide cantar el "rap del daño que hacen las banderas".

Te dejo un abrazo grande.

Mariluz dijo...

¡somos tan primitivos como los cromañones! ...
buen artículo, amigo
un beso

Alí Reyes H. dijo...

Sabía del caso, pero tú me has ilustrado en cuento a los detalles.

Vale el tema pues ahora mismo tenemos en América Latina (les recuerdo que soy venezolano y hablo a conciencia de lo que sé) un individuo que predica la guerra y de la forma más absurda que se pueda hacer. Intentando poner a los venezolanos contra sus hermanos colombianos...Pero lo peor es que hay gente que habla maravillas de ese...de esa persona. ¡Esto es el colmo! No aprendemos nada de la Historia.

Alí Reyes H. dijo...

Escribistes algo buenísimo acerca de mi entrada de "Lo que el viento se llevó" pero la eliminé por accidente...eso pasa, es que era muy larga. el caso es que la volví a hacer pero en tres partes ¿Pudieses comentar nuevamente?...Aunque sea lo relacionado con el libro RAICES? Perdona el abuso hermano.

esteban lob dijo...

Hola Carlos:

El pretexto del fútbol sirvió entonces para apurar el encendido de pasiones que, de todos modos, se
estaban desbocando.
Coincido con un comentario de más arriba en que ni los himnos se deberían tocar en los estadios de algunos países (incluído el mío), mientras solamente sirvan para irrespetar los del antagonista ocasional, en actitudes xenófobas y estúpidas.

Un abrazo.

©Claudia Isabel dijo...

Querido Carlos, un fin de década trágico y de grandes cambios en lo social; sin embargo la década siguiente fue peor para latinoamérica, y estos acontecimientos fueron la antesala del infierno!
Un abrazo, mi guapo amigo!

cieloazzul dijo...

Mientras te leía amore mio , pensaba que si los pueblos emplearan ese fanatismo en producción, trabajo, unidad y un patriotismo mas saludable no estariamos como estamos...
te beso, te beso, te beso... siempre!

P@lm0 dijo...

Ahoa ese disccurso populista se transformo en nuestro pais en Defender el Zoocialismo del siglo 21

TORO SALVAJE dijo...

Nacionalismos, patrias, himnos, banderas no son más que una mentira tras otra.

Saludos.

Clementine..... dijo...

todas las guerras son idiotas, y todo comienza en la casa, con los hermanos y luego las peleas por la herencia.....

besos lobo lindo...

Sergio dijo...

Como bien lo dices no hay justificación para ninguna guerra, siempre la inicia alguien por que le conviene y aquí el futbol sólo fue un pretexto, la verdadera razón es la desmedida ambición de poder, algo muy similar se esta fraguando entre Colombia y Venezuela, ojala no se llegue a una nueva guerra entre pueblos hermanados, que no los gobiernos.

Muy bien descrito ese evento.

Saludos

Alimontero dijo...

Mi querido amigo, todo esto me hace recordar una canción:
"La guerra es un monstruo grande que pisa fuerte, la pobre inocencia de la gente"....
Utilizan cualquier medio...divide y gobernarás...
Siempre aprendiendo contigo...los detalles no los tenía...;-)

Un gran abrazo Carlos, mi querido amigo,

Ali

KARMILA dijo...

Creo que desde que existo no me ha tocado ver una guerra coherente, todas son ilogicas e irracionales, lo peor es que los que la padecen no son las que las planea, triste.

Besos Carlosssssss enormeeeeeeeeee¡¡

Amorexia. dijo...

el nacionalismo exhacervado es un mecanismo que utilizan los gobernantes para despertar patriotismo idiota y con él desviar la atención de los errores y planes que ejecutan anti popularmente.

En C.A. seremos tercer mundo, pero somos expertos en ello.

Deshora.

Bitter dijo...

Aaaah sólo un fanático del fútbol entiende de verdad los niveles a los que se puede llegar, pero todo tiene sus límites, y claramente este sólo fue un pretexto como bien dices, como siempre, la tontera humana no tiene límites!!
caligazos volki

ElPoeta dijo...

De acuerdo, Carlos, fue una guerra absurda, pero ¿acaso no lo son todas las guerras? Un abrazo y gracias por recordarnos una historia que nunca debería repetirse,
V.

Lords dijo...

Gran historia, como todas las guerras tienen un inicio absurdo...

todas las guerras siemore tienen un interes monetario lastimosamentes los mandantes siempre son los que se llenan de billete gracias a las guerras...

un abrazo..

Manuel Rubiales dijo...

Demostrado: El futbol es un deporte de alto riesgo, y el ser humano, tristemente, es tremendamente peligroso y absurdo.
Abrazos.

KP dijo...

Definitivamente, el fanatismo tomando como excusa a un deporte como lo es el fútbol, es malo porque tiene consecuencias muy graves y desastrozas...debemos aprender a actuar con mesura frente a estas situaciones.

Gracias por tus historias reales contadas en tu blog, la verdad es que siempre me sorprende tus conocimientos, sigue adelante, deleitándonos y llenándonos de conocimientos que no lo sabíamos, pero que estában allí, tu investigación es un aporte muy interesante y enriquecedor para todos

KP dijo...

Definitivamente, el fanatismo tomando como excusa a un deporte como lo es el fútbol, es malo porque tiene consecuencias muy graves y desastrozas...debemos aprender a actuar con mesura frente a estas situaciones.

Gracias por tus historias reales contadas en tu blog, la verdad es que siempre me sorprende tus conocimientos, sigue adelante, deleitándonos y llenándonos de conocimientos que no lo sabíamos, pero que estában allí, tu investigación es un aporte muy interesante y enriquecedor para todos

Gabiprog dijo...

Guerras... y además con lo que consiguen sembrar, resentimiento.

A los motivos para una guerra deberiamos llamarlos siempre excusas.

saludos.

Mary Lovecraft dijo...

lo realmente absurdo para mí es la pérdida de sentido deportivo que ha tenido el fútbol, todo por la 'pasta', porque mira que mueve dinero en todo el mundo...

un beso Carlos!

 
Ir Arriba