domingo, septiembre 06, 2009

Los Nueve de Little Rock

El pasado viernes se cumplieron 52 años del triste y célebre acontecimiento de Los Nueve estudiantes de Little Rock en Arkansas. Y es que ya les he dado ejemplos en este blog acerca de las barbaridades y humillaciones que tuvieron que pasar miles de afroamericanos en los estados del sur de Norteamérica hasta hace menos de medio siglo. Arkansas y Virginia fueron los estados que más se demoraron en reconocer que todos los hombres somos iguales, y que el color de la piel es solo una bella muestra de la diversidad de humanos que poblamos este planeta.

El 1º de diciembre de 1955, en la ciudad de Montgomery, Rosa Parks se rehusó a levantarse de su asiento en un autobús público para dejárselo a un pasajero blanco. Rosa fue arrestada, enjuiciada y sentenciada por conducta desordenada y por incumplir una ley local. A raíz de este incidente, la comunidad afroamericana organizó el Boicot de Autobuses de Montgomery, que consistía en no volver a tomar un autobús en esa ciudad y prefirieron madrugar y caminar varios kilómetros hasta sus lugares de trabajo o estudio. El boicot duró 382 días, hasta que esa ley local de segregación fue derogada. Este incidente fue el inicio del Movimiento por los Derechos Civiles.

Rosa Parks, fichada y bajo arresto

Ahora bien, dos años después, el 4 de septiembre de 1957, Elizabeth Eckford llegó a ser la primera mujer de color en entrar a una escuela para blancos, al Instituto Central High en Little Rock (Arkansas). Ella fue parte de un grupo de nueve jóvenes de color que lograron, después de muchas trabas legales y humillaciones, su derecho a estudiar en esa escuela. Cuando los alumnos de color hicieron su ingreso al Instituto, la sociedad de Little Rock se escandalizó pensando en la sola posibilidad de que sus hijos tuvieran como compañeros de aula a esos “niggers”. Por orden de Orval Faubus, en ese entonces gobernador de Arkansas, a los nueve estudiantes les fue prohibida la entrada al centro educativo por la Guardia Nacional. Así como lo leen, por una orden del gobernador.

Terrence Roberts, estudiante impedido de entrar

Elementos de la Guardia Nacional cerrando el paso a Elizabeth Eckford

Después de que la policía les impidiera la entrada al Instituto, Elizabeth Eckford se retiraba hacia su casa, pero empezó a seguirla una turba enardecida gritándole ofensas mientras otros la escupían. En medio de esa turba se destacaba una chica blanca que le gritaba como histérica "negra, vete de aquí, regresa al África!". Luego se sabría que esta joven racista se llamaba Hazel Bryant.

Elizabeth Eckford recibiendo agresiones de estudiantes blancos

La muchedumbre la siguió acosando hasta en las afueras del campus. Entonces una mujer blanca llamada Grace Lorch trató de ayudarla. Tomó a Elizabeth de la mano y se dirigió hacia una farmacia cercana para pedir un taxi. Cuando llegaron, el propietario les cerró la puerta en sus narices. Después de 35 minutos de espera finalmente llegó el autobús y ambas se subieron en medio de un aluvión de malos tratos. Elizabeth permanecía callada, sólo escuchó a Grace Lorch decirle a la multitud “algún día se sentirán avergonzados de esto”, lo que caldeó aún más los ánimos y las despidieron lanzándoles improperios y uno que otro envase de refresco. Cuando supo que Elizabeth ya no corría peligro, Grace Lorch se bajó del autobús.

Cuando tienes 15 años, hay momentos en que sólo sabes que necesitas a tu mamá. Llegando a casa, Elizabeth corrió directamente a donde sabía que estaba su madre, la lavandería. Se quedó mirándola, y por su postura, dedujo que su madre estado orando. Cuando ella volteó, pudo ver que había estado llorando. Elizabeth quiso decirle que estaba bien, pero ninguna de las dos podía hablar. Solo se abrazaron. Poco antes, tras escuchar el incidente por la radio, su padre había salido a buscarla al Instituto. Llevaba un revólver calibre 45 con las tres únicas balas que pudo encontrar pero nunca utilizó.

El entonces Presidente de los Estados Unidos, Dwight Eisenhower ordenó que se retire la Guardia Nacional y envío tropas federales para resguardar el orden y proteger el retorno de los nueve estudiantes afroamericanos al Instituto. Enseguida se armó un inmenso revuelo en toda la ciudad, los estudiantes negros fueron agredidos junto a quienes los apoyaban y se produjeron enfrentamientos entre los estudiantes blancos y los soldados.

Ataque racista y disturbios en las afueras del Instituto

Finalmente, para no perder popularidad en la comunidad blanca, el Gobernador de Arkansas decidió cerrar todos los centros educativos en Little Rock durante el resto del ciclo lectivo, medida que sería revocada poco después. Aunque Elizabeth Eckford logró ingresar al Instituto, su vida se convirtió en una pesadilla, porque casi a diario reportaba agresiones verbales y físicas en las aulas, gimnasio y hasta en el comedor estudiantil. Cansada de tanto acoso, se trasladó a San Luis (Missouri), donde acabó su bachillerato y obtuvo un diplomado en Historia.

Elizabeth recibiendo insultos racistas por Hazel Bryant

Esta famosa imagen de Elizabeth Eckford siendo humillada por los alumnos blancos del Central High, logró a sacudir a toda una nación y la enfrentaría consigo misma. EEUU no podía vanagloriarse de querer ser la primera potencia mundial cuando en su propio país muchos de sus ciudadanos eran perseguidos y discriminados simplemente por el color de su piel, lo cual causaba hilaridad entre los soviéticos. Estos nueve alumnos abrieron el estrecho camino hacia las libertades civiles pagando como tributo el acoso y el desprecio de sus compañeros blancos.

Tropas federales resguardando el ingreso de los nueve estudiantes de color

El grotesco espectáculo de Little Rock terminó convirtiéndose en una vergüenza nacional. Incluso el entonces afamado jazzista Louis Armstrong viajó a las protestas, declarando "que su país se podía ir al carajo" y canceló una gira de buena voluntad por la URSS organizada por el Departamento de Estado.

“Cuando veo en la televisión y leo en la prensa que una multitud en Arkansas escupe a una chica de color, también tengo derecho de sentirme agraviado”
Louis Amstrong

Por increíble que parezca, este triste episodio, aparte de hacer cuestionar los valores morales a un pueblo entero y allanar el camino para la igualdad de derechos, también nos deja una maravillosa lección. Que más importante y más digno que el color de la piel o que cualquier apellido es la capacidad de perdonar.

Elizabeth Eckford y Hazent Bryant en 1997

En 1997, el Presidente Bill Clinton fue el artífice de ese estrechón de manos y del perdón que se debían estas dos mujeres le debía pedir una mujer a la otra, cuando las citó como invitadas especiales para rememorar el 40 aniversario de los acontecimientos. Por cierto, el discurso que el señor Clinton pronunció ese día, es muy interesante y emotivo ya que como nativo de Little Rock y a pesar de ser un niño en esa época, se sentía un protagonista indirecto.

Me imagino que hace apenas 50 años en que se cometían este tipo de atrocidades, era impensable, inverosímil, inaudito, imaginar que un afroamericano después de sólo una generación, llegaría a gobernar ese país.

Fuentes:
LibraryThinkquest.org
VanityfairPolitics
Wikipedia
AfroamHistory

41 comentarios:

|_Bonny_| dijo...

Primera vez que voy a comentar en su blog, a pesar de que siempre lo estoy leyendo pues estas son las historias que uno necesita para poder recordar la historia y agredecer que este tipo de humillaciones, atrocidades y salvajadas ya no sucedan más. Qué conmovedora historia!

Bitter dijo...

Tu lo dijiste volki, "el mejor post de los que has publicado", me agrada que seas capaz de emocionarme de esta forma, solo leyendote
calugazos

Pd: al parecer, mientras el mundo sea mundo, la discriminación no termina, lo veo con los inmigrantes en mi país y en verdad duele, ojalá que muchos lean esto a ver si les entra en la cabeza que sin importar el color de piel, somos iguales!!

Javier dijo...

oye qué buen post, me encantó demasiado!

Carola dijo...

Si cada uno de estos nueve estudiantes de Little Rock en Arkansas no hubiese actuado con la determinación que tuvieron en su momento seguramente Obama no estaría sentado donde está ahora, o le habría costado más trabajo pero él sería el 2do presidente negro en la historia porque el creciente odio y la discriminación racial si alcanzaron a Martin Luther King. Que fuerte ha sido para algunos ganarse el respeto de los demás, ¿no? cuando ese es un derecho que no ve colores.

Saludos :)

cieloazzul dijo...

Amo, insisto, AMO tus compartires de la historia...
más amote a ti querido mio!
besosssssssssssss!

El Hippie Viejo dijo...

Carlos
soy de la época que Luther King predicaba la igualdad,
era joven
pero recuerdo muchísimo ese tiempo de sueños
que hoy día se puede decir
se han hecho realidad.

Siempre habrá y hay intolerantes,
-como los hay aquí, Argentina, que los llaman "negros de mierda" sin saber que la sangre que mañana pueden llegar a necesitar
tiene el mismo color que la sangre de ellos.

Conocía la historia pero al leerla
me he emocionado nuevamente.

Te mando un abrazo Grande y...
buena semana!


Adal

Dragonfly dijo...

Sabes... a veces me parece mentira o extraño leer cosas, que se que pasaron, pero parece increíble que eso suceda...

Besos ;)

TORO SALVAJE dijo...

Esas fotos de blancos insultando y amenazando me han provocado náuseas.
Parece mentira que eso ocurriera hace tan poco tiempo.
Que locos.

Saludos.

Lara dijo...

La verdad es que cosas de este estilo me revuelven el estómago. Además de que nunca lograré entenderlo.
Muuuuuacks!

Anónimo dijo...

Meneo la historia

http://meneame.net/story/los-nueve-de-little-rock/sneak

Saludos¡¡

Gizela dijo...

Como han costado y siguen costando sacrificios y humillaciones,el sagrado derecho que todos tenemos de ser considerados, simplemente como humanos, sin diferencia de piel, de idiomas, de religión, de estatus económico.
Me encanta el "tachón" en: se debían esas mujeres.
Ciertamente mucho se a avanzado en EEUU, en cuanto a respetar los derechos humanos de las minorías.El ejemplo claro está en un presidente de color.
Pero tendrá que hacer mucho más que ser el primer presidente negro del pais.
Sigue habiendo demasiadas diferencias de oportunidades para las minorías.Especialmente en cuanto educación y oportunidades.
Las escueles públicas, obtiene sus fondos de los ayuntamientos donde están ubicadas.Y hay una gran diferencia entre las escuelas de barrios prósperos y las de los guetos en que todavía viven niños negros, y blancos, inmersos en pobreza y con un futuro más negro que las pieles de aquellos pioneros de los derechos humanos.
Para honrar verdaderamente, a esos niños pioneros, debe haber una reforma profunda del sistema, para igualar a todos en oportunidades para el futuro.Y sólo con educación y entorno sano, se logrará.
Me ha encantado esta entrada.
Viejas historias que todos conocíamos, pero que son sumamente importantes, tenerlas presentes cada día, para no dormirnos en los laureles, y entender que falta mucho, y que muchos necesitan de todos nosotros, en la medida de nuestras posibilidades.
Un besote amigo mío, y linda semana.

GABU dijo...

Que crueles podemos llegar a ser basàndonos en una intolerancia hasta forzada y sin sentido...

P.D.:Hoy en dìa la historia nos demuestra al igual que el mundo,que es posible dejar de INvolucionar al fin!!

BESITOS PARA USTÈT,CABALLERO =)

Noelia dijo...

gracias x acerte seguidora de mi blog!

moderato_Dos_josef dijo...

Un post excelente! algo había leído sobre estos vergonzosos incidentes, pero siempre es bueno recordarlo.
UN abrazo Carlos!

Lords dijo...

Estupenda historia...

Es increible que la estupida raza humana aun piese que se es superior por el coler de la piel..

un abrazo

Ursus Andinus dijo...

Totalmente cierto, y lo peor, que esos mismos Estadounidenses de la época se asustaban de Hitler y su limpieza racial. ¿No estaban haciendo lo mismo al discriminar y separar a los negros?

La historia da sus giros y cambia las cosas, para bien y para mal. Al menos ya no hay tanta discriminación para con los afroamericanos en los Estados Unidos.

Es un gusto siempre leer tu buena redacción y escogidas historias.

Belén dijo...

La blanca que ayudó a la chica negra tenía razón.. seguro que se sienten avergonzados los unos de los otros...

besicos

esteban lob dijo...

Hola Carlos:

Por más que la presidencia de Obama haya significado un vuelco fundamental en un país tan salvajemente racista, esta historia hace recordar que aquellos deplorables sucesos acontecieron "ayer nomás" en la larga historia de la humanidad.

Concuerdo con uno de los comentarios que recuerda la indignación que generó en EEUU la acción racial del nazismo, sin que-en otros términos-nadie reparara acerca de cómo estaban por casa.

Abrazo.

M. dijo...

Gracias por rememorar esta historia, pienso que es bueno recordarnos que el ser humano comete errores. Esperemos que nos sirva para implicarnos activamente contra la injusticia, aquí y ahora. Besos Carlos ( ando perdida.. un poquito solo) :)

lopillas dijo...

A pesar de que las imágenes me erizan los pelos -pobre mujer en medio de esa jauría-, hoy me voy ligera. Y me llevo tu frase que me hace tanto bien para esta semana: todos somos iguales; cualquier diferencia es sólo una BELLA muestra de la diversidad de humanos que poblamos este planeta.
Pasito a pasito entre todos, por un mundo mejor.
Un besote, Carlos

DANI dijo...

Viva los valientes!!!

Un abrazo reaccionario

Sergio dijo...

Y pensar que si bien la discriminación a cambiado todavía existe de muchas maneras y no sólo en EU, en México se discrimina mucho a los migrantes de centro y sur de América de forma aberrante, los explotan y les quitan su poco dinero, no sólo los polleros sino la misma autoridad.

Pero en fin se ha avanzado y se tiene a Obama de presidente.

Excelente tu articulo, un abrazo

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

Sabes no puedo agregar mucho a este maravilloso post, pero hay algo que siento en lo profundo de mi espíritu, ese Dios grandioso y lleno de misericordia, le envió un ángel en esa mujer que la socorrió en respuesta a las oraciones de su abnegada madre.

En verdad que esos nueve jóvenes abrieron el camino, para ver por primera vez en la historia de los EEUU a un presidente de madre blanca y de padre keniano, algo que ni siquiera Francia con su libertad, igualdad y fraternidad ha podido lograr.
Saludos

Wences dijo...

Hola!
Estoy colgando en la web una blognovela: El fin del mundo. Si te apetece, me gustaría que le echases un vistazo y me dijeses qué te parece. Gracias.
http://findestemundo.blogspot.com

Cecy dijo...

Me gusto muchisinmo este post.
Y con tu cierre, tus palabras.
Excelente querido Carlos.

Muchos besos.

Angélica dijo...

Esta es una muestra más de la tontera humana. Y me molesta enterarme que existan personas que piensen de esa manera. No entiendo como tanta intolerancia. Siempre me pregunto esas personas que despreciaron a otras, ¿tendrán algún remordimiento? ¿recordarán que fueron tan viles con un ser humano?

Un beso mi querido Carlitos.

Efren (a.k.a. Ludovico) dijo...

"Conciudadanos americanos, debemos tomar conciencia, no tanto por los pecados de nuestros padres, sino por el éxito de nuestros hijos, como vivirán y como vivirán juntos, en los años venideros. Si estos nueve niños pudieron subir estos escalones totalmente solos hace 40 años, si sus padres pudieron mandarlos hacia la tormenta armados únicamente con sus libros de texto y la honradez de su causa, entonces, sin duda, juntos podremos construir una América única, una América que asegure que ninguna generación futura, la de nuestros hijos, tenga que pagar por nuestros errores con la perdida de su inocencia.
"

Gran frase del discurso

Amorexia. dijo...

los racistas me dan asco y lástima, verguenza la raza humana.

deshora.

Anónimo dijo...

Hola Carlos, siempre te leo desde Bogotá, pero hoy se me ha formado un nudo en la garganta leyendo esas atrocidades del pasado.

Muy emotiva la historia.
Algo sabía del suceso, pero no con todos los detalles que nos reseñas.

Gracias por tan buena investigación.

Gabiprog dijo...

Esta es la historia que debe aprenderse, esa historia llena de acontecimientos algunos de los cuales no debieran repetirse.

A recordar, a recordar siempre.

Un abrazo.

RECOMENZAR dijo...

Tu blog inmejorablemente bueno estas creciendo dia a dia me alegro que estes feliz y orgulloso de tenerlo, besos

P@lm0 dijo...

apretón de manos y sonrisa de dientes para afuera, capaz

Mariluz dijo...

Es magnífico cómo nos traes retazos de Historia, con un lenguaje tan claro y certero... Agradezco que difundas estas vergüenzas, igual aprendemos a no discriminar a nadie por ninguna razón ni motivo ¿verdad?
.
.
.
Te respondo aquí al punto loco del vino... jeje... me hicieron un lavado de estómago "de la época" y medio aborrecí beberlo, sólo en contadísimas ocasiones y una copita. Gracias por pasar siempre a dejar tu sonrisa, amigo. En realidad de eso se trata, de que mi vida sirva para hacer reír y nunca hacer llorar.
Besos y abrazos

JASVI dijo...

Que cruel puede ser el hombre contra sus semejantes!!!

Conmovedor y motivador tu post.

Como siempre un beso y un abrazo!

Me dejas reflexionando...

Carlos dijo...

Carlitos cada vez que pones un tema como este o uno rememora aquellos viejos tiempos, vuelve a llenarse de indignación y de bronca.

Cómo puede (porque todavía existen ejemplos de discriminación por el color de la piel) el género humano ser tan estúpido. Por suerte, como dices, queda también la capacidad de perdonar.

Un abrazón.

Clara y Pepe (los Chuquis) dijo...

No entendemos bien a qué se debe el hecho de que existan ciudades o zonas, que se caracterizan por tener arranques o brotes racistas o xenófobos. Por ejemplo, nosotros somos argentinos y vivimos en Paraguay, en una ciudad fronteriza. Cuando cruzamos el puente desde Paraguay hacia Misiones(Argentina), muchas veces y por cualquier motivo, algunas personas nos gritan, "¡vuelvan a sus país, paraguayos!" ... lo más insólito del tema, es que somos argentinos, pero ellos no lo saben.
El malestar que sentimos, es tan profundo, no podemos creer que existan seres así, tan mezquinos, cerrados y obtusos... y eso que estamos en pleno siglo XXI. Esta actitud xenófoba lamentable, está alentada por algunos comunicadores sociales, a través de radios y otros medios... increíble, pero cierto.

Fito Valladares dijo...

Saludos, priemra vez que paso por aqui, y me he quedado estacionado largo tiempo. Interesante lugar,felicitaciones.

Mónica dijo...

Se le agradece por la información!
vaya que el paso de los anios nos van dando lecciones muy loables, quien iba a pensar que un hombre de la raza negra iba a gobernar una de las potencias mundiales y que ahora aunque todavía hay racismo, en la mayoría de actividades humanas, la mescla de razas hace que la humanidad se fortalezca.
siga adelante, primera ves que lo leo y me parece interezante sus notas.
Mónica

Ana dijo...

Una interesante recopilación de hechos sucedidos, precisa, entretenida y para mi bien sin carga excesiva de emotividad.Sentado frente al mundo, nos cuentas. Y me agrada cómo lo haces. Espero la próxima!
Ay, cuando nos toque a los argentinos!
Un abrazo, chabón.

Diego Fabián dijo...

Una de las cosas que más rabia me da es el racismo y la xenobofia... El hecho de que estemos en el siglo 21 no significa que esas dos barbaridades sociales terminarán de un día para el otro...

Aún queda un largo camino por recorrer hasta que la humanidad entera entienda que todos somos simples seres humanos (ni más, ni menos...)

Estoy seguro que mi hija, en algunos años más, se sentirá sorprendida de saber que hace pocos años atrás aún existían este tipo de atrocidades...

Un abrazo, amigo... Buen post...

Héctor dijo...

Otro excelente artículo, me encanta la manera natural de narrar hechos que tienes, espero que sigas publicando historias de la humanidad tan interesantes como importantes de conocer, saludos desde PY

 
Ir Arriba