sábado, noviembre 07, 2009

El Réquiem de Mozart

Cierto día, un hombre alto, flaco y de lúgubre apariencia que rehusó a identificarse, se presentó en la casa de Mozart y le entregó una carta, en la cual una persona de alto rango le pedía que compusiera, en el plazo de un mes y por el precio que el mismo músico debía fijar, una misa de Réquiem a la memoria de un amigo fallecido. La única condición que exigía en la carta era que nunca, bajo ninguna circunstancia, intentaría el compositor averiguar la identidad de quien pagaba por su trabajo.
Hace poco tiempo había muerto el padre de Mozart, y este se encontraba en un estado de gran depresión nerviosa, agotado por el trabajo excesivo, enfermo y cargado de deudas. Contempló al mensajero y llegó a pensar que era la muerte que lo visitaba personalmente.
Debido a su vinculación con la francmasonería, el músico era especialmente sensible a lo sobrenatural y esta visita lo inquietó mucho.
-"¿Habrá llegado mi hora? ¿Será que moriré a los treinta y cinco años de edad?"
-Tenga la amabilidad de decirme el precio, señor. -La voz del desconocido le sonó a Mozart como si viniese de ultratumba-
Mozart sabía que el precio sería su propia vida, estaba convencido de eso.
Aparte de la crisis nerviosa que lo agobiaba, el gran músico se encontraba con las deudas hasta el cuello y necesitaba el dinero desesperadamente. Debía al tendero, debía en la taberna y debía al casero. También soñaba con enviar a su amada Constanze a la ciudad de Baden, hace tiempo que ella necesitaba unas vacaciones.
En un momento de lucidez se dio cuenta de que estaba fatigado, exhausto y que veía fantasmas donde no había.
Dirigiéndose al visitante, dijo con voz firme:
-El precio de la obra será de cincuenta ducados y necesitaré un mes para terminarla.
El desconocido aceptó y abriendo una pequeña bolsa de cuero, contó el dinero sobre la mesa. Luego se dirigió lentamente a la puerta, prometió volver en el tiempo estipulado y desapareció.

Transcurrió el mes y Mozart no había terminado el encargo. Frecuentes desmayos e hinchazón de sus piernas y manos le impedían la necesaria concentración. Tuvo que pedir al desconocido un nuevo plazo de cuatro semanas.
Perseguido por funestos pensamientos, atormentado y traumado porque coincidencialmente tuvo una recaída en su salud, Mozart escribió una página tras otra. El "Requiem Aeternam", el "Dies Irae" el "Kyrie", el "Domine Jesu" y toda la gigantesca visión del Juicio Universal, sin duda algo de lo más sublime que en música haya jamás concebido la mente humana.


En la tarde del domingo 4 de diciembre de 1791, llamó a algunos amigos junto a su lecho; repartió las partituras vocales de la nueva obra, que fue cantada y tocada mientras Mozart, con fatigado gesto, dirigía. Cuando llegaron al "Lacrimosa" Mozart lloró convulsivamente. Luego habló con Süssmayer, su alumno predilecto, a quien le dio instrucciones para completar la partitura. A medianoche perdió el conocimiento. En pleno delirio, intentaba cantar frases del Réquiem; cerca de la una de la madrugada abrió los ojos un momento, sonrió débilmente y murió.
Varios amigos de Mozart visitaron a la viuda y le aconsejaron no despilfarrar el dinero cobrado por el Réquiem en un fastuoso entierro -como quería Constanze-, así que el genio fue sepultado en una modesta tumba.


Aproximadamente veinte años después, un tipo llamado Leutgeb, habitante del pueblo de Stuppach, confesó poco antes de morir que en una ocasión, estando al servicio del Conde de Walsegg, había sido enviado a Viena por su amo para entregar una carta al compositor Wolfgang Amadeus Mozart. El conde, aficionado a la música y extraordinariamente rico, ya había utilizado a Leutgeb en muchas otras ocasiones para entrar en contacto con compositores renombrados y encargarles la composición de nuevas obras. Cuando las partituras terminadas le llegaban, el Conde solía copiarlas de su propio puño y letra y luego las hacía publicar y ejecutar bajo su supuesta autoria. Así, en 1791 había muerto la mujer del conde y éste decidió encargar a Mozart que escribiera un Réquiem. Hacía mucho tiempo que admiraba el trabajo de Mozart, pero no fue hasta enterarse que el músico estaba en bancarrota, que le propuso la creación del famoso Réquiem. Así fue como envió a Leutgeb a Viena para negociar con Mozart.
Después de la muerte de éste fue a ver a su viuda, quien le entregó la partitura del Réquiem.


El conde, como de costumbre, copió cuidadosamente la obra y escribió en su primera página: "Réquiem compuesto por el conde Walsegg"
Dos años más tarde hizo ejecutar la obra en la ciudad de Wiener Neustadt bajo su supuesta autoría, mientras que Constanze Mozart organizó al mismo tiempo una ejecución del Réquiem en Viena, bajo el nombre de su verdadero compositor.
El Conde inició un pleito contra la viuda de Mozart, pero la causa fue sobreseída y Walsegg, disgustado y desilusionado, salió del desagradable asunto vencido y humillado, pero fue él quien provocó la composición de una de las más grandes obras maestras de la música.

Como vemos, no hubo nada de sobrenatural o misterioso en el episodio que llevó a la creación de su última obra. Fue la conjunción de raras circunstancias lo que le dio su toque siniestro al asunto.
Les recomiendo escuchar éste excelente podcast en la Aldea Irreductible, donde se echan por tierra varios mitos creados alrededor de la muerte de Mozart.

Fuentes:
Intimidades de la Historia de Carlos Fisas, Aldea Irreductible, Wikipedia

25 comentarios:

Lara dijo...

Pues no, no hubo nada misterioso pero bien podría haberlo habido ;)

TORO SALVAJE dijo...

Otra historia extraordinaria.
El conde era un sinvergüenza acomplejado de cuidado.

Saludos.

Alí Reyes H. dijo...

Lo importante es que esto le dió fuerzas para morir con la dicha de ser útil a la música hasta el último suspiro

Zully dijo...

Excelente entrada!!

Visitanos... http://unashistoriasurbanas.blogspot.com/

Natalia Cartolini dijo...

¡Interesante historia de este gran músico! Retomo de nuevo mi vida bloggera n_n

Gracias por actualizar mi link =)

Un abrazo desde el sur.

Natalia
Historias de una mujer lobo

Dragonfly dijo...

Excelente músico y una gran historia.

besos ;)

lidia dijo...

bells pinceladas al mas bello crecion de mozart, en mi particular sabor!
lidia-la escrib
www.deloquenosehabla.blogspot.com

lopillas dijo...

Me ha gustado mucho, sip. Y eso que dije al principio joeeeee menudo tochazo pa leer jajjajaj Es broma. Me encantan tus entradas. Pero eso ya lo sabes :)

Y encima tarea extra...jojojo. Voy a echar un ojillo a esa aldea que tanto nos nombras.

Besito, Carlos.

Georgells dijo...

Caray! y yo que siempre le había creido a la película... pensaba que en verdad había sido Salieri quien le había encargado el Réquiem...

Ni hablar, la verdad será siempre lo deseable, sin embargo, la fantasía será siempre más hermosa...

Abrazo!

G.

Darío Granato dijo...

Carlos, me has dado trabajo extra, gracias por ello. Voy a necesitar mucho tiempo Sentado Frente al M...onitor para descubrir todas las historias que atesora tu blog. De lo que he leido hasta ahora me gusta todo: los temas, el enfoque, la investigación, la seriedad, la objetividad... Modestamente y con tu anuencia, me gustaría poner desde mi blog de fotos, un link hacia el tuyo. Mis saludos desde Argentina.

uio-vox dijo...

Pienso que el "misterio" del Requiem siempre le da un toke especial a la obra... aunque sin ese adorno, igualmente es genial el requiem !!

El antifaz dijo...

El delirio es una exageración de sensaciones. El lógico que de ahí salgan las mejores cosas que tienen dentro las personas.
Saludos.

José Ignacio dijo...

Había leído el origen del Requiem compuesta en el tiempo previo a su muerte.
Si no recuerdo mal en la hermosa película Amadeus de Miloš Forman aparece este momento aunque deformado en cuanto a la persona que le realiza el encargo.
Hasta pronto.

Belén dijo...

Jo, pues casi que prefería que hubiera algo misterioso... así se alimenta mas la leyenda, no?

Besicos

Clara y Pepe (los Chuquis) dijo...

Es una anécdota muy atractiva. Al tratarse de un personaje tan enigmático y colorido, como era Mozart, todo relato sobre partes de su vida se torna sumamente interesante.
Saludos.

María Cristina dijo...

Que increible relato de mozart y pues mozart es grande por su musica y tu por tus maravillosos post, abrazos querido Carlitos

Bitter dijo...

jooo, y aca estas tu derribando mitos volki, gran entrada, mira que el Requiem es una hemosura independiente de a historia detrás

calugazos

Maria C dijo...

la fantasia de su competencia con Salieri inspiro muchas leyendas y una muy buena pelicula,pero la realidad siempre fue que Mozart era un genio pero sin bases como persona y sin la madurez de una lo que produjo su miedo ante el requerimiento y el que no disfrutara como debia de lo que Dios y la vida le dieron.Saludos

Gabiprog dijo...

De estos sinverguenzas encontramos en todas las artes. Impresionante los ultimos momentos creativos de Mozart.
Saludos.

Juan Montalvo dijo...

Siempre pensé que esta historia era una ficción de Milos Forman y su excelente película AMADEUS. Supongo que estaba basada en algún viso de realidad histórica. El Réquiem, sobre todo el Dies Irae, es, para mí, la obra cumbre de Mozart (y eso que hay muchísimo donde elegir), y no puedo imaginar mejor homenaje a su padre (a pesar de la explotación infantil a la que le sometió), sin su empeño Mozart se habría quedado en un niño anónimo, privándonos, a toda la humanidad, del regalo de su talento.
Gracias por el link al podcast de la Aldea Irreductible, no lo conocía y tiene muy buen aspecto… ¿para cuando el Podcast de SFAM?

RosaMaría dijo...

Pues que en todas las épocas ha habido estafas y maquinaciones. Gran obra de un increíble compositor, genio indiscutible.
Gracias por la curiosa información.
Saludos.

Carlos dijo...

Cumpa, lo que cuentas también puede verse en la película basada sobre la vida de Mozart dirigida creo por Milos Forman. Una película excelente que tuvo varias nominaciones al Oscar.

Abracete.

Ka-tica dijo...

lo magico no era el episodio, sino su Obra!
eso si es sobrenatural, misterioso, de otra dimension... y quiza eso represente el estado de el Mozart de aquel entonces, que dejó plasmado en esa obra!
querer buscarle mas pelos a la sopa es un absurdo!
=)

Mariluz dijo...

Querido Carlos, después de mucho tiempo intentando escribir un comentario -sin dejarme blogger- parece que hoy los "duendes" informáticos me dan un respiro y puedo 1º felicitarte por los posts anteiores y éste en concreto ¡magnífica historia! ... plagiadores y sinvergüenzas siempre los ha habido ¿verdad?
y 2º mandarte tantos abrazos como atrasos tenía

Mae dijo...

Sí tío, qué lindo e interesante lo que escribes.
Te quiero mucho

 
Ir Arriba