viernes, marzo 26, 2010

La apendicitis de Leonid Rogozov

Leonid Rogozov se graduó como médico general en el Instituto de Pediatría de Leningrado en 1959 y enseguida empezó el entrenamiento clínico para especializarse en cirugía. Sin embargo, sus estudios en la residencia se interrumpieron porque decidió unirse a la 6ta Expedición Soviética a la Antártida en la estación de Novolazarevskaya en calidad de médico.

Transcurría su cuarto mes en la Antártida cuando Leonid empezó a sentirse mal. Comenzó a mostrar síntomas preocupantes como mareos, náuseas, fiebre y dolor en la región ilíaca derecha. Al día siguiente se percató de que la fiebre le seguía subiendo. La expedición estaba compuesta por 13 personas, de las cuales Leonid era el único médico, por lo que tuvo que diagnosticarse a sí mismo y llegó a la conclusión de que lastimosamente y en un muy mal momento además, sufría de una apendicitis aguda.

No había aviones disponibles en ninguna de las estaciones más cercanas, además, las condiciones climáticas adversas no les hubieran permiten volar a Novolazarevskaya de todas formas. La única opción que Leonard tenía, era la de operarse a sí mismo si quería sobrevivir.


Se puso manos a la obra y esa misma noche, el 30 de abril de 1961, el cirujano se acostó en una camilla y fue asistido por un ingeniero mecánico y un meteorólogo que le iban pasando los instrumentos médicos mientras le sostenían un pequeño espejo sobre el abdomen. Tendido hacia el lado izquierdo, él mismo se aplicó una solución de novocaína como anestésico local y realizó una incisión de 12 cm en la región ilíaca derecha con un bisturí.


Ya sea viendo en el espejo o por medio del tacto, se logró quitar el apéndice inflamado y se inyectó algunos antibióticos en la cavidad abdominal. Habían transcurrido unos 40 minutos desde el inicio de la operación cuando empezó a sentirse débil y mareado por lo que tuvo que hacer algunas pausas para descansar. El tiempo total que le tomó la intervención fue casi de dos horas. Luego de cinco días la temperatura corporal estaba normalizada, y dos días más tarde, él mismo se retiró los puntos.

Leonid Rogozov (der) en el Ártico

Por el mérito de haber realizado esta hazaña, Leonid fue condecorado con la "Orden de la Bandera Roja del Trabajo", una de las más altas decisiones que ofrecía el Kremlin a sus ciudadanos. La historia de Leonid Rogozov y su auto cirugía fue utilizada como propaganda para elevar el orgullo soviético, y de hecho permaneció muchos años en el imaginario colectivo de aquella sociedad. Los instrumentos quirúrgicos que utilizó en su incómoda operación, hasta ahora se encuentran expuestos en el Museo de San Petersburgo.

Un caso muy parecido a este, se dio en 1999 en la estación científica norteamericana del Polo Sur, donde una doctora estadounidense se practicó una autobiopsia de un tumor maligno en el pecho. Esta increíble historia de coraje la pueden leer aquí.

Fuentes:
Englishrussia, Wikipedia, Kurioso

16 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Impresionante.

Saludos.

Lara dijo...

¡Uf! coraje es poco para describirlo.
Muuuuuuuuuacks!

Ana dijo...

Conozco otro caso en el que un pariente (de Bahía Blanca, Bs.As)particìpó. Ahorita nomás averiguo y te cuento. También en la Antártida.
Impresionante hazaña. Realmente tenían que estar dispuestos a todo!

Cecy dijo...

Que corajudo!

Y tu que gran investigador.

Besitos Carlos querido.

Gizela dijo...

Impresionantes las dos historias.
Se ratifica, eso de que los humanos, somos capaces de ser "super" humanos, en condiciones de peligro.
Besotes y lindo finde

GABU dijo...

Creo que el padecimiento de èste hombre me doliò a mì!!!!!

Ayyyyyyyyyyyyy!!!

P.D.:Las fotografìas son por demàs elocuentes,eh?? :S

BESITOS AMIGO ♣

Noelia dijo...

feliz finde semana muaks

εïз KitttyKat εïз dijo...

De vuelta a los blogs y me encuentro con tremenda historia. Somos impresionantes en situaciones extremas.
Besos

moderato_Dos_josef dijo...

Dios! Qué coraje hay que tener para hacer lo que hizo!Pero claro era eso o la muerte...

El antifaz dijo...

Hay que ser médico y valiente.
Saludos.

Al� Reyes dijo...

En Venezuela decimos algo como "Hay que tener testículos" para hacer algo así. Es ficción pero en la película CAPITÁN DE MAR Y GUERRA" hay una escena parecida

Belén dijo...

Buff, Calros, que cosas me cuentas!

Besicos

lopillas dijo...

Tremendo. Me recordaste la historia aquella del alpinista que se quedó atascado en la roca. Qué valor!
Besote, Carlos

seraquenoseve dijo...

Carlos, voy regresando a leer blogs y me impacto la historia.


Sorprendente!

Besos y feliz inicio de semana...

La Dama del Abismo dijo...

Me han dado escalofríos. Mis respetos a ese médico, yo soy absolutamente intolerante al dolor y muuuuy cobarde.

esteban lob dijo...

¡No le quedaba otra!...pero igualmente hay que tener coraje.

Un abrazo.

 
Ir Arriba