jueves, abril 22, 2010

Las dos banderas de Iwo Jima

Iwo Jima es una pequeña isla volcánica que forma parte del archipiélago las Islas Marianas y está localizada a 1.200 kilómetros al sur de Japón. Tiene una superficie de 21 km² y su paisaje es rocoso, lleno de cuevas y montañas, lo que la convertió en un enclave estratégico durante la Segunda Guerra Mundial.

Ubicación de Iwo Jima

Para 1944 las fuerzas japonesas estaban siendo derrotas en todos los frentes de batalla, y los aliados los iban cercando cada vez más. Después de la ocupación norteamericana de las Islas Marianas en agosto de 1944, la isla de Iwo Jima era lo único que se interponía entre Japón y los aviones B-29 americanos localizados en el archipiélago, además de que tenía dos aeropuertos que podían servir para controlar desde ahí cualquier avance de los japos. Además, y lo más atractivo era, que la pequeña isla tenía una estación radar que permitía alertar a los japoneses hasta con dos horas de anticipación un ataque aéreo. Por ello, era una prioridad que esta isla pasara al control estadounidense.

El desembarco norteamericano en la isla fue el 19 de febrero de 1945, luego de un intenso cañoneo de artillería desde 485 navíos ubicados cerca del islote. Las tropas japonesas decidieron esperar a que los americanos avanzaran tierra adentro para atacarlos, para lo que habían construido 800 refugios bajo tierra y como 4 kilómetros de túneles. Alrededor de las 10:00 am, los japoneses comenzaron a disparar contra las tropas de desembarco infligiéndoles graves bajas. Robert Sherrod, corresponsal del Time-Life describió el momento como «una pesadilla en el infierno».


A partir de este momento las tropas estadounidenses avanzaron contra una feroz resistencia japonesa, hasta lograr el objetivo: tomar la cima del monte Suribachi, lugar estratégico para dominar la isla.



Monte Suribachi al fondo

El 23 de febrero de 1945, cuatro días después del desembarco y después de haber librado una sangrienta batalla, las tropas americanas consiguieron llegar a la cima del monte Suribachi. Fue ahí cuando el fotógrafo Joe Rosenthal logró inmortalizar la histórica imagen (llamada Raising the Flag on Iwo Jima) que muestra a cinco marines de los Estados Unidos y un médico de la Armada alzando la bandera estadounidense en la cima del monte.

Es la imagen más famosa de la guerra, pero fue la "segunda bandera" que se izó

A pesar de ser considerada la foto de guerra más importante de la historia y una de las fotografías más reproducidas del mundo, la fotografía de Rosenthal tiene su historia secreta. En realidad la foto muestra la segunda vez que se alzó la bandera de Estados Unidos, ya que otra bandera americana se había alzado primero ese mismo día, lugar y hora (cima del Suribachi a las 10:20h), al poco tiempo de haber tomado la cima del monte. La situación empieza asi:

El comandante Chandler Johnson había ordenado al Teniente Harold Schrier que tome la cima con su patrulla, pero antes de que salieran le entregó una bandera y le dijo: «si logras llegar a la cima, pónla por favor».
La patrulla llegó hasta la cima sin inconvenientes e izó la bandera, siendo plasmado ese primer momento por Louis R. Lowery, un fotógrafo de la revista Leatherneck. Y aunque la bandera era un poco pequeña, podía divisarse perfectamente desde las playas cercanas. Esta fue la primera bandera que se izó en el monte:

"Primera bandera" izada en Iwo Jima captada por Louis R. Lowery

Mientras tanto desde el mar, un Coronel de apellido Forrestal vio desde su barco flamear "por primera vez" la bandera americana en aquella isla; y dejándose llevar por el patriotismo y con lágrimas en los ojos decidió que se llevaría esa bandera como recuerdo, y mandó a su asistente por ella, y que busque en el barco otra bandera para reemplazarla a cambio.

Por otro lado de la isla el fotógrafo Rosenthal no pensaba subir al monte Suribachi, estaba cansado, pero alguien que bajaba de la cima le dijo que desde ahí había una vista magnífica y que se podrían hacer maravillosas fotos hacia la playa, y a la final decidió subir caminando junto a otros dos fotógrafos del ejército. Cuando llegó a la cima, un grupo de marines ya estaban atando "la segunda bandera" a un viejo tubo de agua.


Rosenthal sudando colocó su cámara en el suelo y apiló algunas rocas para subirse y tener un sitio más alto desde donde fotografiar. Esa maniobra casi le hizo perder la toma porque en ese preciso momento los cinco marines y el médico comenzaron a levantar el tubo de la bandera. Rosenthal tomó su cámara de inmediato y sacó la foto tan "al vuelo" que ni siquiera utilizó el visor. Una década más tarde el fotógrafo escribió:
"De reojo vi que los hombres comenzaron a alzar la bandera. Alcé mi cámara y tomé la escena. Esa es la forma en que tomé la fotografía, y cuando tomas una fotografía de esa forma, no te vas pensando en que hiciste una gran toma. No lo sabes, es suerte nada más".

La fotografía ganó el Pulitzer en 1945, y de paso es la única foto que lo ha ganado en el mismo año en que fue tomada.

Fuentes:
Iwo Jima, Wikipedia


¿Fue útil o de tu agrado el artículo?

* Ahora también puedes seguirme en Twitter:

10 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

La propaganda en época de guerra es imparable.
En fin...

Saludos.

santiago tena dijo...

me gusta la foto de abajo a la derecha
:)

un abrazo, carlos

Javier dijo...

siempre tan interesante...

Al� Reyes dijo...

¡Cuánta historia detrás de una foto!

Ahhh... Esa definición de "una pesadilla en el infirno" es muy idónea

seraquenoseve dijo...

Carlos, me encanta cuando nos cuentas la historia detras de cada fotografía.


Van besos

moderato_Dos_josef dijo...

Creo que oí algo sobre la historia. todo por propaganda jajaja.
Saludos!

Gabiprog dijo...

Siempre la incertidumbre antes de la era de la fotografia digital...

Carola dijo...

Vi la pelicula, no se, dos veces en el cine creo, y hasta verla creí que la historia era ficticia, y no lo es, esa foto no es nada en comparación con los horrores que le tocaron vivir a sus verdaderos protagonistas.

Saluditos Carlitos.

RsBelmont dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
RsBelmont dijo...

La fotografía de Rosenthal nos muestra la imponencia de la bandera y la unión de los combatientes para izarla. Y es un ejemplo del "momento preciso" en que estuvo el fotógrafo y sus empatía con la cámara a tal punto que pudo encuadran tan bien sin usar el visor.

Está excelente su blog, Carlos, primera vez que lo visito y ya está entre mis favoritos. Saludos!

 
Ir Arriba