lunes, agosto 30, 2010

El mural de la discordia

Como todos sabemos Diego Rivera fue un destacado muralista mexicano del siglo pasado, cuyas obras se conservan en varios edificios históricos de su país natal. A pesar de ser un comunista consumado, a Diego Rivera le dio por ir a trabajar a los Estados Unidos allá por 1930, ya sabemos que así son la mayoría comunistas, predican pero no practican, en fin, se encontraba pintando algunos murales para fábricas, escuelas y sindicatos, cuando fue llamado por John Rockefeller Jr. que estaba terminando su complejo de edificios en la ciudad de Nueva York.

Edificio RCA del Rockefeller Center en 1933

El millonario quería darse un lujo, deseaba adornar el hall del Edificio RCA del Rockefeller Center con obras los mejores artistas contemporáneos, y obviamente se había pensado en traer a Picasso o a Matisse, cuando alguien le habló de un tal Diego Rivera, que luego del despliegue muralístico en su México natal, empezaba ya a proyectarse como figura internacional.

Diego Rivera, autoretrato

De todas formas del magnate petrolero dejó el asunto en manos de su arquitecto Raymon Hood, pero este no fue capaz de abordar como debía a Picasso y Matisse, ya que les propuso realizar un mural que fuera apenas un apéndice del estilo arquitectónico del complejo, y rechazaron la oferta. Fue entonces cuando decidieron contratar a Diego Rivera, pero para que esta vez no fracase la negociación, su hijo, Nelson Rockefeller, se trasladó a Detroit donde se encontraba el artista, para negociar con él personalmente.

Nelson Rockefeller

La posibilidad de trabajar con total libertad, y claro, la suma de 21.000 dólares en aquella dificil época de la Gran Depresión, entusiasmaron y fueron suficientes para contratar al marido de Frida Kahlo.

Rivera hacía ya dos años que se encontraba en los Estados Unidos trabajando casi de forma permanente, y eso le daba un conocimiento bastante aproximado de las contradicciones, que a su juicio, circulaban en esa sociedad. Su concepción de la historia y sus ideas, el medio en que se desenvolvía y su ideología, eran profundamente marxistas, pero lo irónico de este caso, es que Rockefeller estaba al tanto de eso y no se inmutó, a pesar de las críticas que recibió de los sectores más reaccionarios estadounidenses que veían al muralista mexicano como un extranjero sedicioso que atentaba contra "las buenas costumbres y el sistema".

Nelson Rockefeller sabía que el prestigio artístico de Rivera se encontraba en boga y pensó que eso era suficiente para pasarle por alto sus ideas revolucionarias, así que decidió verlo solamente como una figura pintoresca y exótica.

Rivera trabajando

El asunto es que Diego Rivera empezó a recibir no solamente críticas de los norteamericanos, sino también del flanco izquierdo. Muchos camaradas suyos lo criticaron fuertemente por recibir dinero de los capitalistas yanquis, pero él igual, se hizo de oídos sordos porque le hacía ilusión plasmar en aquel muro "su visión" acerca de la sociedad industrial.

El título que escogió para el mural fue: El hombre en la encrucijada, y cuando se lo comunicó a Rockefeller, éste pensó que era inofensivo al sistema y que no tendría implicaciones ideológicas y lo aprobó. Rivera empezó a pintar su mural, y éste en el centro mostraba a un obrero en el puesto de control de una gran máquina. En el lado derecho se mostraban escenas típicas del mundo socialista, con marchas del 1º de mayo y unas muchachas rubias haciendo gimnasia. También se podía ver a un líder obrero saludando a negros, niños y proletarios. Al otro lado se mostraba el holocausto de la guerra producido y provocado por el mundo capitalista, donde los obreros eran vigilados por la policía, mientras retrataba a las clases altas gastando su dinero en vicios y juegos.
Realmente era muy incitador y controversial como para estar en aquel edificio, que además estaba destinado para la crème de la crème de la sociedad norteamericana. Pero Rivera quería más polémica aún, y según avanzaba en su mural, el líder obrero que pintó en el lado derecho se parecía cada vez más a Vladimir Illich Lenin.

Foto del mural. Para verlo más grande click aquí

La prensa neoyorquina enseguida se hizo eco de aquella herejía que se estaba cometiendo en el complejo de edificios más lujoso de su país -y del mundo-, y lo resaltaron en sus titulares. El periódico NY World Telegram publicó:

“RIVERA PERPETRA ESCENAS DE ACTIVISMO COMUNISTA EN LOS MUROS DE LA RCA, Y ROCKEFELLER JR. PAGA LA CUENTA”

Nelson Rockefeller trató de convencer al muralista mexicano de borrar el rostro del líder soviético. Le dijo que aquellas oficinas estaban destinadas para ser vendidas a las a las personas más acaudaladas e influyentes del país, y que con un mural así les bajaría automáticamente la plusvalía. Tomemos en cuenta también que los Estados Unidos se encontraba pasando por la peor crisis económica de su historia y el magnate estaba viendo que por un mural se le estaba yendo la inversión al piso. De todas formas, no pudo convencer a Diego Rivera quien defendía su obra invocando a la "libertad de expresión" y continuó dándole los últimos retoques.

Detalle de Lenin en el mural

Una mañana de mayo de 1933, llamaron a Rivera a una oficina, le pagaron lo que restaba de sus honorarios y lo pusieron de patitas en la calle, mientras una cuadrilla de empleados se encargaba de cubrir con una gran tela el mural. Poco después Diego Rivera recibió un telegrama de la General Motors cancelando otro mural, uno que le habían encargado expresamente para la Feria Mundial de Chicago.

Ocho meses después, el 9 de febrero de 1934, el mural del Rockefeller Center fue demolido. Ni siquiera se optó por cubrirlo o repintarlo por encima, la decisión fue pulverizarlo. Cuando Rivera se enteró de lo que hicieron con su obra, dijo que se había cometido un acto de "vandalismo cultural". Poco después decidió pintar uno idéntico en el Palacio de Bellas Artes de la Ciudad de México, basándose en las fotos que un asistente suyo había tomado del mural antes de ser destruido. A este nuevo lo tituló: El hombre controlador del universo.

Lástima que Diego Rivera no viviera lo suficiente para pintar los millones de cadáveres y la hambruna miserable generada por el comunismo en todo el mundo.

Fuentes e imágenes:
1, 2, 3, 4, 5, 6, 7

14 comentarios:

Argénida Romero dijo...

Por coincidencia, ayer vi la película de Frida Khalo (la protagonizada por Salma Hayek) y en ella se recoge este episodio.

Cosas que uno no conoce y luego se entera y que nos hacen pensar sobre las coherencia en las ideas y los hechos.

TORO SALVAJE dijo...

Lástima que no viviera lo suficiente para pintar los millones de cadáveres y la hambruna miserable generada por el comunismo en todo el mundo.

Saludos.

GABU dijo...

DON RIVERA,se dice,que tenìa un caràcter desbordante y su arte estuvo siempre unido a lo popular,què esperaba acaso el señor ROCKEFELLER??!
jajajajajajajajajaj

P.D.:Si FRIDA hubiese sido la encargada de tal obra,calculo que la demolerìan sobre su misma existencia!!

MIS BESITOS ESTÈTICOS CABALLERO ♣

Carlos dijo...

Totalmente de acuerdo Toro, excelente comentario!
Te lo robo para incluirlo en el post.

Saludos.

Andros Armand dijo...

¿Y qué pusieron en su lugar?

·Geo·ligne· dijo...

uff.. buen posteo.

(Concuerdo con el comentario de Toro..)

Saludos.

seraquenoseve dijo...

Conocía la historia, no tan a profundidad como lo relatas en tu pots, como siempre una delicia leerte y una maravilla conocer más a detalle las cosas.

Besotes hermoso!!!

Belén dijo...

La verdad es que ambos sistemas son una mierda (con perdón por la palabra) el comunismo y el sistema neoliberal...

Vaya par de dos...

Besicos

rodericus2009 dijo...

La actitúd de Rivera es un claro ejemplo del "limbo" en el que viven los lideres de la política y la intelectualidád de izquierdas. ¿ Devolvió a Rockefeller el dinero, lo donó al partido para atendér las necesidades de los obreros en paro y arruinados ?.

Resulta muy fácil predicár con el estomago lleno.
Dejando de lado su ideologia y sús contradicciónes, nos ha legado magnificas muestras de sú arte.

Magnifico "póst".
Saludos.

Ayshane dijo...

Muy bueno tu texto, interesante información que yo desconocía...

esteban lob dijo...

Hola Carlos:

Sigo convencido que en tu página flota la historia del mundo, con matices de todo tipo.
Nunca habrá un post insignificante.

Te mando un abrazo.

Blogletario dijo...

pero por suerte vivimos nosotros para ver la verdad y la real barbarie del Capitalismo y en todo el mundo a diferencia de loq se dice del comunismo todo es una maquina orquestada, a loq ahora podemos ver las secuealas del capitalismo en el mundo

Ignacio dijo...

Carlos amigo, siempre encuentras el filón donde engancharnos, conozco al autor, evidente no conocía todo lo que explicas, mereces el premio al blog sobre el conocimiento, y al mismo tiempo al blog laborioso, porque supongo que unificar tanta información más que fácil lleva sus horas.

En cuanto al fondo ya se sabe, Dios los cria y ellos se juntan, por suerte para la cultura tuvo la osadía y honradez de tratar de reproducirlo de nuevo en su pais.

Un abrazo Carlos.

CTA5 BOLIVAR dijo...

"Lástima que Diego Rivera no viviera lo suficiente para pintar los millones de cadáveres y la hambruna miserable generada por el comunismo en todo el mundo."
... A ver, esta frase tuya refleja profundos prejuicios y resentimientos contra los comunistas que fueron atroces sí, pero el otro bando el de los capitalistas ¿hizo menos? en fín, es tu blog y opinas lo que te parece y asi debe ser, saludos.

 
Ir Arriba