domingo, octubre 24, 2010

La chica del letrero de Hollywood

El 18 de septiembre de 1932, una excursionista que caminaba por las laderas de las colinas de Hollywood, se encontró con una escena macabra: el cuerpo inerte y sin vida de una hermosa joven rubia. Por la posición del cuerpo y el lugar en el que había caído, para los investigadores fue fácil deducir que la joven mujer había saltado desde el borde superior de la letra H del letrero de Hollywood. La muerte debió haber sido instantánea, ya que cada letra tiene 15 m de altura.

Esta bella rubia se llamaba Peg Entwistle y había nacido en Gales, pero desde muy pequeña emigró con sus padres en busca del sueño americano. Se instalaron en Nueva York, y a medida que iba creciendo, abrigaba la esperanza de convertirse en actriz. Soñaba con llegar al estrellato, con conquistar a Hollywood y al mundo.

Peg Entwistle

Para lograr su objetivo, desde muy joven empezó a estudiar teatro y pronto se dio cuenta que ésta era su verdadera vocación. Fue una de las mejores alumnas, y hasta logró ser parte de algunas producciones de Broadway, lo que le dio la oportunidad de trasladarse a Los Angeles y hacer un papel secundario en una obra teatral junto a Humphrey Bogart. En esta gran ciudad Peg sabía que triunfaría, a la final, para eso había estudiado toda su juventud. Por eso decidió quedarse a vivir en Los Angeles, aprovechando que su tío vivía en una de las nuevas urbanizaciones de las colinas de Hollywood.


Aquí todo parecía ser más fácil y las oportunidades se le estaban presentando. Fue llamada para hacer una audición, en la cual dio lo mejor de sí, y luego de su gran desempeño le ofrecieron un contrato para trabajar en una película, y aunque el papel era pequeño, Peg sentía que había dado su primer paso dentro del celuloide.

El largometraje se llamó Thirteen woman, pero desafortunadamente las críticas hacia la cinta y personajes fueron pobres y desalentadoras. Para colmo, sus pequeñas apariciones fueron editadas, por lo que prácticamente pasó desapercibida en toda la película.


Durante los meses posteriores asistió a varias audiciones, pero lastimosamente no lograba conseguir ningún papel. Le parecía irónico y raro que siendo tan bella, habiendo estudiado teatro, y con la experiencia de Broadway, no pudiese conseguir ningún papel, por más pequeño que sea. Cada mañana era un martirio, ya que al despertar veía desde su ventana ese enorme letrero de Hollywood, que le recordaba que sus sueños estaban tan cerca, y que al mismo tiempo eran tan inalcanzables. Aquel letrero le hacía sentir impotente, le restregaba en la cara su fracaso, y acabó por deprimirla totalmente.

Peg Entwistle

La tarde del viernes 16 de septiembre, Peg tomó su abrigo, pero antes de salir le dijo a su tío que caminaría hacia una farmacia cercana, y que luego iría a visitar a unos amigos. No fue así, ella ya había tomado una drástica decisión.

Caminó hacia la ladera sur del Monte Lee que estaba frente a la casa de su tío, y siguió unos cientos de metros más hasta la base del rótulo de Hollywood, donde colocó su abrigo, sus zapatos y su bolso. Luego subió hasta la cima de la letra H por la escalera de mantenimiento, y saltó…
La policía encontró en su bolso una nota que decía: “Tengo miedo, soy una cobarde. Lo siento mucho. Si hubiera hecho esto hace mucho tiempo, me habría ahorrado tanto dolor. P.E.”
Su cuerpo fue encontrado dos días más tarde por una excursionista.

El destino algunas veces es caprichoso, y hasta parece que le gusta jugarnos bromas de mal gusto, ya que irónicamente, su tío recibió a los pocos días una carta en la que le ofrecían a la joven actriz, el papel de una mujer suicida.

Aunque no fue famosa mientras estuvo viva, luego de su muerte Peg Entwistle alcanzó el estrellato que tanto buscaba, y creó alrededor suyo el mito de “La chica del letrero de Hollywood” con leyenda urbana incluida, en la cual, se rumoreaba que su fantasma merodeaba la colina. Éste mito creado por visionarios y oportunistas comerciantes, ha llevado a visitantes y turistas de todo el mundo al lugar, donde su historia es ahora una de las principales atracciones de la zona, y la llaman el Tragical History Tour.


Por cierto, en 1932, el letrero de Hollywood se veía así. Tenía cuatro letras más, ya que originalmente publicitaba una nueva urbanización en las faldas de la colina.

Fuentes y referencias:
1, 2, 3, 4, 5

¿Fue útil o de tu agrado el artículo?

* Ahora también puedes seguirme en Twitter:

9 comentarios:

Belén dijo...

:)

Esta historia me suena...:P

Besicos

TORO SALVAJE dijo...

Al menos consiguió la fama.

Saludos.

J. Daniel Estrella dijo...

¡Qué ironía del destino! Parafraseando el dicho "la basura de uno, es el tesoro de otro", la tragedia de esta jovencita terminó convirtiéndose en atractivo turístico.

Lara dijo...

Que manera más triste de alcanzar la fama :(
Besitos Carlos muuuuuacks!!!

Dragonfly dijo...

Una chica hermosa... que mal que quisiera ser "cobarde" y dejara de disfrutar la vida.

Por eso siempre digo, hay que hacer como los alcohólicos y hay que vivir día a día.

Besos ;)

GABU dijo...

Pobre chica!!!

Al final,no es tan cierto aquel dicho que reza: "tarde pero seguro"...

P.D.:Y las letras finales no le quedaban para nada dispares a Hollywood que sabe como ser una sucursal de Disney World!!

BESITOS ESTACIONALES ♣

Encarni dijo...

Verdaderamente es una historia muy triste, sacrificar toda su vida por un sueño, una ilusión, sentirse capaz de conseguir lo que quisiera, y la vida le puso un dura prueba que no supo aprobar.

Un saludo.

esteban lob dijo...

Triste historia, Carlos.
Aquello del tío recibiendo esa oferta póstuma, hace del caso un gran argumento para una película que la mujer, desgraciadamente, nunca pudo filmar.

Victor dijo...

Felicitaciones Carlos, excelente tu sitio, lo leo desde hace algun tiempo y me ha estimulado para abrir mi propio blog, si te interesa
talvez podríamos hacer algun intercambio de enlaces. Muchos saludos.
Mi blog es: http://ecuadorecuatoriano.blogspot.com/

 
Ir Arriba