miércoles, noviembre 03, 2010

Richard Dadd, el mensajero de Osiris

Richard Dadd fue un pintor británico de la época victoriana. Se especializaba en crear cuadros de fantasía, del género que ahora se lo conoce como “pintura de hadas”, y aunque no fue un prodigio ni el pintor más destacado de su generación, tenía lo suyo, puesto que sus cuadros eran agradables y de a poco empezaba a ser reconocido.
Nació en Kent, en 1817, era hijo de un famoso farmacólogo y a los 20 años fue admitido en la Real Academia de Arte, donde junto a otros aspirantes a artistas, fundó un grupo de pintura prerrealista.

Richard Dadd (Autoretrato)

En 1842, a la edad de 25 años, emprende junto a un amigo un viaje por Europa y el cercano oriente. Después de haber atravesado Grecia, Turquía, Palestina y Jerusalén, continúan su viaje por el Nilo, y cierto día en El Cairo, se unió a un grupo de hombres que estaban fumando opio en esas famosas pipas de agua. Parece ser que a Richard esto le acabó gustando, porque continuó fumando ininterrumpidamente durante cinco días con sus noches.

A estas pipas de agua los ingleses las llaman “hubble bubble”, por el característico sonido que emiten con sus burbujas al bombear aire a través del agua. Richard Dadd creyó haber descubierto que ese gorgoteo era un lenguaje, y esos cinco días fumó sin parar, tratando de descifrar aquel código. El asunto es que tanto opio, acabó por ocasionarle trastornos en el cerebro.

Pipa de agua o "hubble bubble"

Su compañero de viaje se dio cuenta de los cambios en la conducta de su amigo, y lo envió de regreso a Inglaterra. Allí, Richard Dadd explica a los psiquiatras que se encontraba poseído por el dios egipcio Osiris, quien le había encomendado una tarea. Los médicos le diagnosticaron insolación, y le recomendaron una temporada de reposo en el manicomio, pero su padre se resistía a aceptar la locura de su hijo, y creyó que lo más conveniente era trasladarlo al campo para que descanse y respire aire fresco, así que se lo llevó consigo.

Una tarde soleada ambos salieron a caminar por la campiña inglesa, y allí, cerca de un claro, Richard asesinó a su padre de un machetazo en la cabeza, y luego, procedió a desmembrar su cuerpo. El cadáver fue encontrado el día siguiente, pero Richard ya había huido a Francia, donde el dios Osiris iba a mostrarle a quien debía seguir asesinando. Al poco tiempo fue arrestado cerca de Fointainebleau cuando estaba a punto de degollar a un desconocido en un tren. Entre sus pertenencias la policía encontró una larga lista de personas que Richard debía asesinar, entre las que se encontraban personalidades como el Papa y el Emperador de Austria. Su propio padre aparecía encabezando la lista. Enseguida fue internado de por vida en el State Criminal Lunatic Asylum, donde dio por terminada su misión con el dios egipcio, y se dedicó completamente a su oficio de pintor. Tenía apenas 27 años.

Bacchanalian scene, 1862


Come unto these yellow sands, 1842

En sus años de confinamiento produjo obras muy detallistas e inquietantes, como la perturbadora acuarela The child's problem, o su serie de lienzos sobre las pasiones humanas. También se dio tiempo de llevar un diario, donde apuntaban los más sombríos datos de sus experiencias en el manicomio, pero sin duda, la más memorable de sus obras fue un pequeño óleo de 54 x 39 cm, en donde retrata el magistral golpe de un “leñador mágico”, cuya elaboración le tomó más de 10 años, y que dejó inconcluso cuando fue trasladado al famoso manicomio de Broadmoor.

En este cuadro, llamado El golpe maestro del duende leñador, sorprende su calidad porque supera de largo a todas sus obras anteriores. En la reducida superficie del lienzo se concentran tal cantidad de detalles superpuestos que llevaría horas apreciarlos en su totalidad. De hecho, la pintura es literalmente tridimensional, debido a la cantidad de capas que Dadd, obsesivamente, fue agregando a lo largo de los años.

The fairy feller’s master-stroke

En el cuadro se puede ver un bosque con abundante vegetación primaveral, y una multitud de duendes, hadas y trasgos de expresión burlona o lasciva. Todos observan expectantes hacia el centro de la escena. Allí, en el medio, un leñador de espaldas a nosotros, sostiene su hacha a punto de dar un golpe. La tensión es absoluta, es el segundo antes de la descarga. Delante del leñador, en el sitio que será alcanzado por el golpe, no hay nadie...

Richard Dadd

Ya en el nuevo manicomio, Richard Dadd regaló su obra maestra inconclusa a uno de sus enfermeros. En este sitio vivió 21 años más, hasta el 8 de enero de 1886.

Esta pintura es hoy una de las obras maestras de la colección de la Tate Gallery de Londres, y hasta el mismísimo grupo Queen le dedicó una canción escrita por Freddy Mercury: The fairy feller’s master-stroke.

Fuentes y referencias:
1, 2, 3, 4, 5, 6

¿Fue útil o de tu agrado el artículo?

* Ahora también puedes seguirme en Twitter:

7 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

No conocía ni su existencia.
Que historia tan terrible.

Saludos.

Johan Daniel Estrella dijo...

Super interesante el "cómo" se perdió en su mente...

Aunque de genio y loco, todos tenemos un poco.

;-)

Lara dijo...

Los estragos que proce el opio... Por cierto, me gusta mucho el último cuadro.
Besitos Carlos muuuuuuacks!!!!

GABU dijo...

Las drogas,al fin y al cabo,han logrado a travès del tiempo sacar lo mejor y lo peor de quienes las han consumido!!
Y esta parece ser la historia del NO retorno despuès de probarlas...


P.D.:Siempre quise y aùn conservo la curiosidad de fumar mediante un narguile,aunque no opio precisamente... O_o
jajajajajaajajajajaj

BESITOS PSICODÈLICOS ♣

esteban lob dijo...

Hola Carlos:

Es una espeluznante historia, que de no tener raíces tan comprobables, nos haría decir que son cosas que pasan en las películas nada más.

Un abrazo.

Vir dijo...

Tremenda historia, no la conocía, hay que ver qué peligro tienen esas pipas de agua :-)
Yo tengo una que compré en Marruecos pero de adorno! jamás la he utilizado. No entiendo de drogas pero después de muchos días fumando opio sin parar me parece bastante lógico que se quedara pillado.
A mi me encantaría ser.. no sé, Ana Bolena antes de que le cortaran la cabeza pero me conformo con mi humilde personalidad, un abrazo :-)

benjy dijo...

hola que tal! permítame felicitarlo por su excelente blog, me gustaría tenerlo en mis blogs de entretenimiento. Estoy seguro que su blog sería de mucho interés para mis visitantes !.Si puede sírvase a contactarme benjycl@gmail.com

 
Ir Arriba