lunes, marzo 28, 2011

El mensaje que la Tierra envió a los extraterrestres

¿Se imaginan si pudiéramos lanzar un mensaje en una botella al espacio exterior, a nuestra galaxia? ¿A quién estaría destinado? ¿Qué le diríamos?
Bueno, algo mas o menos parecido hizo la NASA hace más de 30 años, aquí la historia.

En el año de 1977 fueron lanzadas al espacio la sondas Voyager 1 y 2 desde Cabo Cañaveral, ambas con la misión de visitar y estudiar a los gigantes Júpiter y Saturno.
Ambas sondas llegaron a Júpiter en 1979 con algunos meses de diferencia. En conjunto enviaron a la tierra más de 33.000 imágenes del planeta con una calidad y nitidez nunca antes vista, monitorearon su actividad volcánica y descubrieron nuevas lunas hasta entonces desconocidas. Definitivamente los datos aportados por ambas sondas justificaron con creces el costo del proyecto.

Una de las sondas gemelas Voyager
Para noviembre de 1980, la V1 ya se había acercado a Saturno, llegando a estar en su momento más cercano a tan sólo 125.000 km del planeta, y al año siguiente, su hermana, la V2 también hacía su arribo al planeta de los anillos. Es aquí donde ambas Voyager tomaron rumbos diferentes. La V1 siguió avanzando hacia los confines del sistema solar, mientras que V2 fue redirigida hacia Urano y Neptuno, algo no previsto en el proyecto original, a donde llegó en 1984 y 1991 respectivamente.

Bueno, espero que esta introducción no les haya aburrido porque recién ahora empiezo a relatarles otra misión paralela y curiosa de estas sondas hermanas.
Cada una lleva a bordo un disco de cobre bañado en oro, en el que se encuentra grabado un mensaje de la humanidad destinado a cualquier posible civilización extraterrestre que las encuentre.
Estos discos tienen un diámetro de 31 cm y en ellos va grabado un mensaje a manera de saludo en 55 lenguas, también un saludo del entonces secretario de la ONU -Kurt Waldheim-, una hora y media de música proveniente de diversas culturas, fotografías y mucha información más. Todo el material que contiene el disco fue elegido y seleccionado por un comité de científicos encabezado por el astrónomo Carl Sagan.

El Disco de Oro de las Voyager, también llamado "The Sounds of Hearth"
Contienen 116 imágenes en más de una calibración, en las que se explica en lenguaje científico la localización de nuestro sistema solar, las unidades de medida que utilizamos, las características de la tierra, del cuerpo humano y de la sociedad en general. Las imágenes fueron diagramadas a blanco y negro y a color. Las primeras son de interés científico en las que se exponen nuestras bases de matemáticas y física, el sistema solar y los planetas, el ADN, la anatomía humana y la reproducción. Las imágenes a color son de animales, insectos, plantas y paisajes de la Tierra, sobre nuestra alimentación y arquitectura, retratos humanos incluyendo una amplia gama de culturas, y se tuvo la precaución de anotar y explicar nuestras escalas de tiempo, tamaño y masa. Las medidas y escalas utilizadas necesitaban pocas referencias físicas y se pensó –y aún se cree- que pueden ser compatibles en cualquier lugar del universo.



* Aquí pueden ver todas las imágenes

En ambos discos también fue incluido un mensaje del entonces presidente de los Estados Unidos - Jimmy Carter - que decía:

«Lanzamos este mensaje al cosmos. De los 200 mil millones de estrellas de nuestra galaxia, algunas - tal vez muchas - pueden tener planetas habitados y civilizaciones con tecnología espacial. Si una civilización intercepta nuestra nave y puede descifrar el contenido, este es nuestro mensaje: "Estamos tratando de sobrevivir a nuestro tiempo para poder vivir en el de ustedes. Esperamos algún día, después de haber resuelto los problemas que enfrentamos, unirnos a una comunidad de Civilizaciones Galácticas. Este registro representa nuestra esperanza, nuestra determinación y nuestra buena voluntad en un universo vasto e impresionante."»

También fueron incluidos una serie de sonidos tales como el oleaje, viento, truenos y de algunos animales, incluyendo cantos de pájaros y ballenas. (Pueden escucharlos aquí)
La selección musical fue variada, e incluía los ritmos y melodías más representativas del planeta que abarcaban desde Beethoven, pasando por Guan Pinghu , Mozart y Stravinsky hasta Chuck Berry. (Aquí pueden ver la lista de canciones)

Las 116 imágenes fueron codificadas en forma analógica y compuestas por 512 líneas verticales. El resto del disco es de audio, diseñado para ser escuchado a 16 ⅔ revoluciones por minuto.
Para facilitar el uso del disco a una eventual civilización extraterrestre que lo encuentre, la NASA incluyó en ambas Voyager la aguja necesaria para que alguien reproduzca el contenido del disco. En la esquina superior izquierda de su superficie es fácilmente reconocible el esquema de un fonógrafo y su aguja. En él se muestra la posición correcta para ejecutar el registro desde el inicio. El gráfico indica que su ejecución debe iniciar de afuera hacia adentro. Debajo de este primer dibujo hay una vista lateral del disco y la aguja, con un número binario que muestra el tiempo necesario para reproducirlo, alrededor de una hora.

Las indicaciones que se adjuntaron para ejecutar el disco
Los 55 saludos que se enviaron son muy curiosos y no guardan uniformidad entre sí, aunque todos llevan su dosis de buenos deseos. Por ejemplo, el saludo en idioma castellano es un parco: “Hola y saludos a todos”, mientras que el saludo en árabe decía: “Saludos a nuestros amigos de las estrellas. Ojalá podamos reunirnos algún día”.
El cantonés decía algo así: “Hola ¿Cómo están? Les deseamos paz, salud y felicidad”, mientras que el saludo indonesio decía: “Buenas noches señoras y señores. Adiós y nos vemos en una próxima oportunidad”.
El saludo en idioma amoy, una lengua utilizada por millones de personas en el este de China dice: “Amigos del espacio, ¿cómo están? ¿Han comido ya? Vengan a visitarnos, si tienen tiempo”. En este enlace pueden leer y escuchar los 55 saludos que se enviaron.

Técnicos de la NASA instalando el disco
Estas naves hermanas son los aparatos creados por el hombre que más lejos han llegado. Ahora, a 34 años de su lanzamiento se encuentran a 17.000 ya 14.000 millones de kilómetros de la tierra respectivamente, tan lejos que desde la tierra tardamos 14 horas y media en enviarles un mensaje, y otro tanto en recibir respuesta. Se alejan de la tierra a una velocidad aproximada de 17 kilómetros por segundo, y se espera que en poco tiempo abandonen los límites de la influencia magnética del sol, la heliosfera, donde se podrá estudiar cómo se comporta el viento solar en esas condiciones.
Se estima que las baterías atómicas de las que están provistas ambas naves, permanecerán activas del año 2025. Cuando ya no dispongan de esa energía, seguirán su viaje infinito por el espacio pero ya no podrán transmitirnos "lo que ven". Nos habrán dejado definitivamente.


Ubicación del disco en las naves
Como curiosidad les comento que entre las melodías escogidas constan la 5ta Sinfonía de Beethoven, el Concierto de Brandemburgo de Bach y El Cóndor pasa, aquella preciosa canción peruana que muchos erróneamente atribuyen a Simon & Garfunkel. Por su parte Carl Sagan también había pedido permiso para incluir la canción "Here Comes the Sun" de los Beatles, a lo cual ellos estuvieron dispuestos, pero la disquera EMI se opuso a que la canción fuera incluida.
En los años 80 era muy común en los Estados Unidos escuchar una broma que decía que los extraterrestres habían encontrado los discos de las Voyager y que habían mandado un mensaje a la Tierra pidiendo que envíen más música de Chuck Berry :)
En este enlace multimedia pueden disfrutar de todo el contenido del Disco de Oro de las Voyager.

Debido al tamaño del Universo y a las inmensas distancias que separan a las estrellas, el mismo Carl Sagan dijo que si hipotéticamente hubiesen otras formas de vida capaces de recibir y descifrar el mensaje de las Voyager, esto no sucedería hasta dentro de unos 40.000 años.

Personalmente soy un escéptico del tema, pero cuando tratas de entender cuán grande es el Universo sólo puedes pensar que tanto espacio vacío sería un desperdicio. En todo caso, nada mejor que la frase de Carl Sagan:
“A veces creo que hay vida en otros planetas, y a veces creo que no. En cualquiera de los dos casos la conclusión es asombrosa.”

* Vale aclarar que a inicios de los años 70 las sondas Pionner fueron las primeras en llevar una placa con un gráfico en el que se mostraba la ubicación de nuestro planeta con respecto al sistema solar, y la figura de un hombre y una mujer. En aquella época fue muy criticado el gráfico debido a la desnudez de la pareja.

Fuentes y referencias:
1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10

¿Fue útil o de tu agrado el artículo?

* Ahora también puedes seguirme en Twitter:

14 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Que buena esa frase final.
Recuerdo el libro Cosmos de Carl Sagan. Lo leí y releí mil veces.

Saludos.

Lara dijo...

Yo siempre he creido que existe vida ahí fuera. No sería muy lógico pensar que no, no sé...
Besitos Carlos muuuuacksssss!!!

Johan Daniel Estrella dijo...

Sí "la conclusión es asombrosa" en ambos casos, pues si estamos completamente solos en el universo... WOW!

Y en el otro caso, si no estamos solos... WOW!

Sí, en ambos casos es asombroso.

¡Un abrazo Carlos!

Joanna dijo...

Flipando me he quedado...y nadie pensó que los de ahí fuera pudieran querer conquistarnos como en una típica película yanki y les han dado demasiada información???

María Cristina dijo...

perdon por la ausencia pero siempre es un gusto visitarte

Belén dijo...

La verdad es que es un mensaje muy currado :)

Besicos

Alí Reyes H. dijo...

Este es uno de esos temas que me resultan fascinantes. A propòsito de Sagan ¿Viste la pelìcula CONTACTO? està basada en un libro de ficciòn de este mismo autor. En lo que puedas pasa por la secciòn cine de tigrero y leeràs un extenso anàlisis de esa tremenda pelìcula, y si por casualidad no la has visto. por favor, no dejes de verla

GABU dijo...

Siempre me resultaron interesantes los informes de SAGAN,pero en èste caso creo que despilfarrò demasiada informaciòn al vaciò (¿?)

P.D.:De todos modos,si alguien las recibiò ha de saber muchìsimo de nosotros y de seguro nos estaràn espiando... ¬¬
jajajajaajajajaj

BESITOS BIEN TERRESTRES =)

El observador dijo...

Un artículo muy interesante! Aunque la verdad, hay q ser un poco marciano para entender semejantes intrucciones de uso del disco

Saludos!

ANRAFERA dijo...

Felicitaciones por el blog y esta interesante entrada. Feflexiva frase con la que finalizas haciendo referencia a Carl Sagan. Saludos.
Ramón

Alí Reyes H. dijo...

Te repito hermano. Búscate la película CONTACTO y el comentario que de ella hago en la sección COSMOS de tigrero. Ahhh...Y de paso te aviso que voy a tomar tu entrada para hacer una del mismo tema en tigrero. En lo que la tenga te aviso

::Dr Lebosqui dijo...

“Amigos del espacio, ¿cómo están? ¿Han comido ya? Vengan a visitarnos, si tienen tiempo”.... estos chinos mira que son...

camila dijo...

Realmente este blog es excelente. Hay de todo un poco y los textos están escritos con gran inteligencia y habilidad.
Muchas felicidades al autor!

sonic_1984 dijo...

Esa última frase, no la de Carl Sagan, sino la tuya me recuerda a la peli de Contact, que por cierto me encanta: "Si de verdad estamos solos... cuanto espacio desaprovechado, ¿no?."

Nunca había leído tu blog y hoy ya llevo varias entradas, asique creo que empezaré a hacerlo más a menudo =)

 
Ir Arriba