jueves, mayo 12, 2011

La lista de Sousa Mendes, el "Schindler portugués"

Arístides de Sousa Mendes fue un diplomático portugués que tuvo la mala suerte (o buena, depende como se mire) de estar asignado al consulado de su país en Francia, justamente cuando ésta fue ocupada por los nazis en la Segunda Guerra Mundial. A pesar de que Portugal se mantuvo neutral en el conflicto, Arístides desde su despacho y aprovechando su cargo diplomático ayudó a huir a más de 30.000 refugiados y judíos, de hecho salvó más personas que el mismo Oskar Schindler. Aquí su historia.

Arístides Sousa Mendes nació en la región de Beira, Portugal, el 9 de julio de 1885 en el seno de una familia aristocrática y acomodada, con muy buenos vínculos políticos. De hecho, su padre había sido juez en la Corte Suprema y su tío ministro de Relaciones Exteriores en la década de 1930.

Arístides de Sousa (de pie izq) junto a sus padres y hermanos

Estudió Derecho en la Universidad de Coímbra y obtuvo su licenciatura en 1908, y ese mismo año se casó con su prima y novia de toda la vida, María Angelina de Abranches, con la cual procreó 14 hijos.
Al poco tiempo de casarse empezó su carrera diplomática, la cual lo llevó a desempeñarse por varios países del mundo como Zanzíbar, Kenia, Brasil y Estados Unidos, lugares donde también nacieron algunos de sus hijos.
En 1931 fue asignado a Amberes, Bélgica, donde desempeñó la mayor parte de su carrera y su empeño en la promoción de Portugal no pasó desapercibido pues el mismo Leopoldo III de Bélgica le condecoró en dos ocasiones. Luego de casi una década de dedicado servicio en este país, Arístides fue enviado al consulado de Burdeos en Francia.

Arístides de Sousa Mendes

Al estallar la Segunda Guerra Mundial, Arístides de Sousa se encontraba en Burdeos desarrollando su labor de cónsul, y al mismo tiempo veía preocupado como las tropas de Hitler avanzaban rápidamente sobre Francia. Portugal se declaró país neutral, de hecho el propio dictador del país luso, António de Oliveira Salazar hizo constar a través de la Circular Nº 14 su negativa a entrar en el conflicto obligando a todos los cónsules portugueses a: "no conceder visados a extranjeros de nacionalidad indefinida o en litigio, ni a los apátridas, ni a judíos expulsados de su país de origen o del país del cual sean ciudadanos."

Al producirse la invasión de Francia por parte de las tropas nazis, llegaron huyendo hasta Burdeos periodistas, intelectuales, artistas y políticos franceses que se habían manifestado contra el fascismo y familias enteras de judíos perseguidos. Alrededor de 30.000 refugiados, entre ellos 10.000 judíos se congregaron frente al consulado portugués tratando de obtener un visado que les permitiera salir de Francia. En ese tiempo, para los que no tenían dinero para un viaje en barco, la alternativa era Portugal, pues en los puestos fronterizos españoles se permitía el paso a quienes tuvieran visados portugueses. Pero la orden del presidente portugués Antonio Oliveira Salazar era terminante: "no debían emitirse visados a judíos ni a otras personas indeseables".


Arístides de Sousa Mendes decidió ignorar las órdenes de su Gobierno y siguió expidiendo visados de entrada para Portugal. Con el afán de ayudar a la mayor cantidad de gente posible y viendo las redadas de los nazis, decidió hacer algo más radical, y es así que el día 16 de junio de 1940 decidió entregar visas a todo aquel que se lo pidiera, gratis y sin ningún requisito. Reunió al personal del consulado y les dijo:

"Mi gobierno rechazó todas las solicitudes de visados, pero no puedo dejar que toda esta gente muera. Nuestra constitución dice que la religión o la nacionalidad del hombre no pueden ser usadas en su contra. He decidido actuar según este principio. Voy a conceder visado a todo aquel que lo solicite, e incluso si me despiden por ello, no puedo actuar sino como católico y según lo que me dicta mi conciencia".

Con la ayuda de sus hijos y sobrinos así como con la del rabino de Amberes, Jacob Kruger, se dedicó a expedir pasaportes y firmar visas ininterrumpidamente. Al recibir un llamado de atención desde Lisboa, dijo: “Si tengo que desobedecer, prefiero que sea a una orden de los hombres antes que a una orden de Dios.”


Por tres días y tres noches trabajó sin permitirse ni un minuto de descanso, en los alrededores del consulado se agolpaban miles de refugiados, incluso dentro del propio consulado había cientos de personas de todas las edades, especialmente ancianos y enfermos. Había mujeres embarazadas, gente que había visto morir a sus familiares por los bombardeos de los aviones. Dormían en las sillas, en el suelo, sobre las alfombras, no comían ni bebían por temor a perder su turno en la fila. Dos días antes París había sido ocupada por los nazis y una enorme cantidad de refugiados enfiló camino hacia el sur. Miles de personas trataban de huir de los alemanes con la esperanza de cruzar la frontera hacia España que también había declarado su neutralidad al estallar la guerra. Esperaban pasar por España hacia Portugal y de ahí partir hacia América.

Entre el 16 y el 18 de junio, mientras los aviones alemanes bombardeaban Burdeos, Arístides Sousa Mendes concedió 2.862 visados según consta en los registros.

Arístides junto al rabino Jacob Kruger

El dictador portugués Antonio de Oliveira tomó medidas contra el cónsul rebelde, y por medio de cancillería le ordenó regresar inmediatamente a su país, adicionalmente envió dos agentes para que lo escoltaran de regreso a Portugal.

Siendo escoltado de regreso y todavía en suelo francés, pasaron el 20 de junio por el consulado portugués en Bayona. Allí Arístides volvió a ver a cientos de personas apiñadas a las puertas del consulado. Ello le recordó las escenas del suyo en Burdeos, y aunque se encontraba solo de paso, entró a la oficina y, haciendo caso omiso de las objeciones del cónsul local, le ordenó emitir de inmediato visados a todos los solicitantes. Él mismo los estampó agregando con su propia letra:

“El Gobierno de Portugal solicita amablemente al Gobierno de España permitir al portador de este documento cruzar España libremente. El portador es un refugiado del conflicto en Europa y está en camino a Portugal”.

Después de proveer a los solicitantes el tan buscado documento, los acompañó personalmente al puesto fronterizo de Irún (País Vasco) y se aseguró que lo cruzaran sin incidentes ya que desde Portugal habían invalidado aquellos pasaportes. Gracias a la lentitud de los medios de la época para comunicarse, los guardias de la aduana española todavía no habían recibido la orden desde Madrid de prohibirles la entrada, y no tuvieron más remedio que dejar pasar a todos los refugiados que acompañaban al antiguo cónsul para continuar en dirección a Portugal.

Al regresar a Lisboa, Aristides de Sousa Mendes sufrió las represalias del dictador Antonio de Oliveira. Fue obligado a abandonar su carrera diplomática e incluso le impidieron que ejerciese la abogacía. Hasta su licencia para conducir, que había sido emitida en el extranjero, le fue requisada. Esto lo dejó en la indigencia e incapacitado para mantener a sus 14 hijos.

Fotografía antigua, en los buenos tiempos con su esposa e hijos

Sobrevivió gracias a la caridad de la comunidad judía de Lisboa y con su ayuda, dos de sus hijos pudieron estudiar en Estados Unidos.
Fue tanto el acoso del dictador y la presión que este ejercía, que condenó a Arístides al más cruel ostracismo social y económico, incluso sus vecinos no le saludaban por miedo a represalias, y llegó al punto de terminar comiendo en comedores de beneficencia y malviviendo con una escasa dotación económica que le suministraron los judíos portugueses como forma de agradecimiento. Sus hijos tuvieron que esparcirse por el mundo para poder subsistir.

En el ocaso de su vida, en alguna calle de Lisboa

La vida no siempre es justa y muchas veces tiene esas crueles ironías, al término de la Segunda Guerra Mundial, el dictador portugués fue felicitado y condecorado por haber "ayudado a muchos refugiados", en cambio Arístides de Sousa murió en el olvido y nunca recibió un reconocimiento público a su labor.

Junto a su esposa María Angelina

El ex cónsul pasó sus últimos años de vida sumido en la miseria después de vender todas sus pertenencias a la muerte de su esposa en 1948. Falleció el 3 de abril de 1954 en el hospital de los franciscanos en Lisboa.

Sousa Mendes llegó a emitir más de 30.000 visados para los refugiados y judíos víctimas de la persecución nazi. Entre las personas que se beneficiaron de sus visas humanitarias constan personalidades como Otto de Habsburgo, hijo del último emperador de Austria-Hungría, Salvador Dali y Gala Eluard Dali, y hasta varios integrantes de la familia Rothschild, si, la de los banqueros.
La mayoría de judíos que lograron cruzar los Pirineos y España en el verano de 1940 y que lograron llegar a la frontera portuguesa, lo hicieron gracias a este hombre.

Nota: A todos los plagiadores y "taringueros", si el post fue de su agrado y se lo quieren llevar, pueden hacerlo. A cambio sólo les pido incluir el respectivo enlace.

Fuentes y referencias:
1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8


¿Fue útil o de tu agrado el artículo?

* Ahora también puedes seguirme en Twitter:


Nota: A todos los plagiadores y "taringueros", si el post fue de su agrado y se lo quieren llevar, pueden hacerlo. A cambio sólo les pido incluir el respectivo enlace.

9 comentarios:

Manuel dijo...

Hola: He llegado aquí desde el blog de tigrero. Me hablo de tu entrada anterior, pero esta esta genial. Conocía algo la historia de este cónsul portugués, porque me gusta mucho la II guerra mundial.

Saludos

si tiene tiempo pásate por mi blog.

TORO SALVAJE dijo...

Mi homenaje para ese ángel humano.
Me ha emocionado.

Saludos.

Cecy dijo...

ayer lei esta entrada y no me permitio bloger dejarte comentario. Realmente es emocionante, un hombre para imitar, entero y digno. La historia la conocia, porque mi hermana le puso de nombre a mi primer sobrino Aristides.

Un abrazo grande Carlos.

Manuel dijo...

Ayer escribí, pero se borró. Te deje también un comentario sobre que conocía algo de este cónsul portugués. Me gusta mucho la temática de la IIda guerra mundial.

Saludos

María Cristina dijo...

La historia no la conocia pero me atrapo su vida, saludos grandes

Lorenzo/Fotos Antiguas de Mallorca dijo...

Vengo de darme una gratificante vuelta por su blog. Me gusta y le sigo desde ahora.
Saludos.

GABU dijo...

De cuantos ejemplos verdaderos de vida esta regado el mundo!!!

P.D.:A falta del homenaje su memoria,vos querido amigo con tu póstulo has hecho conocer su obra... ¡¡GRACIAS!!!

BESUCHOS :)

Aguz22 dijo...

Gran y apasionante historia desconocida completamente para mí, que de pasadita deja constancia del heroísmo de algunos y de la ingratitud de muchos.. ¿Cómo es posible que los Rothschild, los Dalí y los Habsburgo que ayudó no le devolvieran el favor después?

Aguz22
http://los-re-medios.blogspot.com/

Dubitador dijo...

Por lo visto tambien algun diplomatico español procedio de modo parecido y luego Franco se puso las medallas.

Respecto a esta mierda-crisis habria que hacer algo parecido, habria que llamar la atencion a mas de un politico y alto funcinario aparentemente periferico pero fundamental a la hora de transmitir las ordenes del mando.

Los recortes que se están aplicando son una puta mierda cabrona, idéntico o peor aun que si vinieran ordenes de los nazis dirigidas a un gobierno de Vichy.

En realidad tiene razon el sr Stephane Hessel, autor del justo pamfleto titulado "Indignez Vous", al aludir a los nazis. No es un pamfleto emotivo escrito por un pensionista sentimentaloide que evoca viejas glorias, sino que ha resultado ser una intuitiva y certera asociacion de ideas y hechos.

 
Ir Arriba