miércoles, septiembre 21, 2011

El Futuro que no fue. Así nos imaginaban hace más de un siglo

En vista del actual nivel tecnológico y comunicacional, quizá para los próximos años el tema más trillado de trabajos escolares (tal vez ya lo es), será que los alumnos vaticinen cómo suponen la vida en un futuro lejano. ¿Qué nos deparará el mundo por ejemplo, dentro de 100, 200, ó 1000 años? (si es que logramos sobrevivir como especie, obviamente).
Al márgen de toda especulación, nunca lo sabremos. Sólo podemos confiar en nuestra imaginación y guiarnos de alguna manera en la reciente historia de la humanidad, matizándola un poco con las visiones futuristas que nos ofrece Hollywood, por ejemplo.
Los vaticinios acerca del futuro no son nada nuevos, pero cuando no existía el cine ni la televisión, quienes ayudaban a nuestros antepasados a aventurarse con predicciones acerca del futuro, eran los grandes escritores como Julio Verne, Edgar Allan Poe o Mary Shelley, quienes vistos ahora y desde nuestra perspectiva, parece que se quedaron cortos.

No les aburro más. Les presento una sorprendente colección de tarjetas postales que datan de inicios del siglo XX, y que de alguna forma representan como la gente de esa época imaginaba lo que sería la vida en el año 2000. Estas postales coleccionables fueron puestas en circulación por Hildebrand, una prestigiosa empresa de chocolate alemán de la época.


No sé si el concepto del artista era poder mudarse con todo y casa, o algo así como barrios o manzanas móviles. Cualquiera que haya sido la idea, ahora es completamente inviable porque hay tantas ofertas de bienes raíces, que siempre será más fácil comprar algo de tu agrado.


Aunque no exactamente aceras móviles, en muchos aeropuertos del mundo son comunes los pasillos mecánicos.


Este medio de transporte mar-tierra lo tenemos en los vehículos anfibios actuales. Lo que es lamentable es el uso al que se les ha destinado. Los primeros modelos fueron usados en el Desembarco de Normandía, que evolucionaron en los aerodeslizadores que se utilizaron en Vietnam, aunque desde hace un tiempo ya se comercializan modelos familiares.


Bueno, aunque no hemos logrado dominar la fuerza de la gravedad como para caminar sobre el agua, el ingenio humano ha inventado deportes y vehículos acuáticos que, aunque no se asemejen al del gráfico, son mucho más versátiles y no se echa de menos una carroza con caballo.


Los más exclusivos Cruceros del mundo ofrecen itinerarios pasando por los países escandinavos y hasta por los polos, en barcos que no le piden favor a ningún hotel 5 estrellas del mundo.


El multimedia y el streaming es algo que ahora manejamos a diario. No sé si la conozcan, pero es bastante curiosa la historia del primer sistema multimedia.


La policía no llegó a necesitar un aparato para vigilar a través de las paredes. Es más práctico disuadir a un delincuente con una buena alarma. Por cierto, los Rayos X fueron descubiertos en 1895, pero la Radiología no es que haya sido muy común en esa época.


Hasta ahora se utilizan los grandes Globos aerostáticos, pero ya no como transporte, sino como hobby o para publicidad.


Aunque nunca se podrá controlar el clima ni a la naturaleza, desde hace algunos años se puede, bajo ciertos parámetros y en ciertos lugares, "sembrar" o bombardear las nubes para estimular lluvias. Por supuesto que como todo invento, éste también tuvo una curiosa historia.


El dibujo del artista me hace pensar en los famosos aerodeslizadores (Alas delta), deporte muy practicado en la actualidad, con y sin motor.


Ciudades cubiertas tipo invernadero y climatizadas. Pues aunque específicamente no haya una población entera con esta característica, no es descabellado pensar que tenemos algo así con los gigantes Centros Comerciales o en los modernos Estadios de fútbol. Además me parece que la primera ciudad del mundo que será completamente cubierta ya está en camino.


No fue necesario inventar naves para disfrutar de la vida submarina, lo hicimos aún mejor, la llevamos más cerca de nosotros. Otra muestra del ingenio humanos son los acuarios más grandes del mundo como el de Okinawa Churaumi o el recientemente inaugurado Dubai Acuarium, realmente impresionantes.


Hace algún tiempo les mostré unas litografías futuristas francesas en las cuales también se vislumbraba un futuro alentador en cuanto a comodidades, transporte y esparcimiento. Otra vez llego a la misma conclusión, hemos superado y con creces las expectativas que nuestros antepasados depositaron en nosotros. Como todo en la historia, cada avance a tenido su costo y sus detractores, pero los beneficios han sido inmensamente superiores.
No quiero imaginarme la cara de la gente de hace cien años, o de los ilustradores de estas postales, si pudieran ver ahora una simple computadora, de las que tiene cualquier muchacho en su dormitorio, o peor aún, un simple celular, dos aparatos que se han vuelo vitales en nuestra vida, algo que ni siquiera estaba planificado hace tres décadas.

Nota: Un aspecto bastante curioso que se puede notar en estas postales al igual que en los gráficos franceses, es que el hombre siempre ha soñado con dominar el transporte, las comunicaciones, la seguridad, pero nunca se preocupó ni pensó en que la moda, la vestimenta también evolucionaría. Supongo que jamás se imaginaron a una mujer usando pantalones, algo tan común ahora.

Fuentes y referencias:
1, 2, 3, 4

¿Fue útil o de tu agrado el artículo?

* Ahora también puedes seguirme en Twitter:

4 comentarios:

moderato_Dos_josef dijo...

Interesantes y divertidas postales. la imaginación muchas veces estuvo a la altura de la realidad.

UN abrazo.

Manuel dijo...

A mi también me llamaba la atención que no evolucionaba la ropa.

Lo que creo es que lo hacían más cercano a la gente que serían su mercado. Si los hubiesen visto con ropas de astronautas, se asustarían.

Como siempre me voy con algo nuevo

Saludos

Belén dijo...

Me choca que vayan vestidos como en el siglo XIX... no se atrevieron a indagar en la vestimenta...

Besicos

Maria Eugenia dijo...

Hola Carlos

Son muy curiosas las imágenes porque en cierta manera podemos sentirnos identificados con aquellas ideas sobre el futoro.

Muy buena apreciación sobre las mujeres y los pantalones.

Saludos.

 
Ir Arriba