jueves, octubre 20, 2011

El Reloj del Fin del Mundo (The Doommsday Clock)

El Reloj del Apocalipsis, también llamado del "Día del Juicio Final", es un reloj simbólico, mantenido desde 1947 por la junta directiva de Científicos Atómicos de la Universidad de Chicago, que usa la analogía de la especie humana estando siempre "a minutos de la medianoche", donde la medianoche representaría la "destrucción total y catastrófica" de la humanidad.


La idea y función original del reloj, era alertar y concientizar a todo el mundo sobre los peligros de la energía nuclear y otras armas de destrucción masiva; pero desde que se terminó la Guerra Fría, ahora se dedica a monitorear cambios climáticos, catástrofes y algún evento científico inesperado que pudieran infligir algún daño irreparable (tipo virus letal).

Desde su concepción, el reloj ha aparecido en todas las portadas del Boletín de Científicos Atómicos. Su primera representación fue en 1947, cuando el físico Hyman Goldsmith le pidió a la artista Martyl Langsdorf (esposa del físico del Proyecto Manhattan, Alexander Langsdorf) que diseñara una portada para el Boletín de junio ese año.

Doomsday Clock / Reloj del Juicio Final

Tras discutir varias ideas, Martyl optó por la idea de usar un reloj para simbolizar la urgencia. Este simple diseño despertó la imaginación de los lectores de aquel entonces, evocando ambas imágenes: la del apocalipsis (medianoche) y la posibilidad de un ataque militar (la cuenta atrás hasta cero).

Se pretendía que la imagen del reloj trasmitiera un sentimiento de peligro inminente, por ese motivo posicionaron la aguja a tan sólo siete minutos de la medianoche. La idea de mover el minutero vino posteriormente, en 1949, como un modo de dramatizar la respuesta de los científicos a los acontecimientos mundiales, en ese tiempo acaparados por la tensión entre ambas potencias.

Hipotético final atómico o destrucción mutua asegurada

El Reloj del Juicio final ha ido variando la posición de su minutero a lo largo de los años, más cerca o más lejos de la medianoche según las circunstancias. Por ejemplo, cuando más lejos del apocalípsis hemos estado, es a diecisiete minutos en 1991, después de la firma del Tratado de Reducción de Armas Estratégicas, cinco meses después del colapso de la Unión Soviética. En el otro extremo, hemos llegado a los dos minutos para medianoche en 1953 tras las pruebas nucleares llevadas a cabo por las mismas potencias, o a "un minuto" en 1962 con la famosa Crisis de los misiles de Cuba, donde estuvimos literalmente a punto de una guerra nuclear.


Con el fin de la Guerra Fría, muchas personas creen que el reloj ha perdido su real significado apocalíptico, y aunque ahora los movimientos de la manecilla puedan parecer más ambiguos, siguen reflejando la percepción del peligro de amenazas ambientales y sucesos catastróficos, como por ejemplo los grandes derrames de petróleo o el Efecto invernadero.

Derrame Golfo de México (ver más imágenes)

El Doommsday Clock sigue siendo corregido periódicamente por los científicos y hasta hace un mes, al 16 de septiembre de 2011, el reloj marcaba "seis minutos para la medianoche".

Fuentes y referencias:
1, 2, 3, 4, 5

¿Fue útil o de tu agrado el artículo?

* Ahora también puedes seguirme en Twitter:

2 comentarios:

moderato_Dos_josef dijo...

Pues espero que no lleguemos a la hora cero!

UN abrazo.

Manuel dijo...

En aquel programa americano "The twilight zone", hablaron de este reloj. En aquella serie, siempre lo pusieron una hora antes de la medianoche, trancurriendo un minuto supuestamente.

Saludos

Siempre interesante

 
Ir Arriba