miércoles, noviembre 23, 2011

Auge y caída de los Imperios ¿Cuál es el proximo?

Si hablamos de Imperios caídos, el primero que se nos viene a la mente es el Imperio Romano, y luego también recordamos a los persas y a los griegos como compañeros de infortunio. Los más nostálgicos se acordarán de Marco Polo, mientras que a quienes vivímos en ciertos lugares del planeta, se nos hace imposible olvidarnos de Hitler o de Stalin.

En la actualidad el único país al que todo el mundo considera un Imperio es los Estados Unidos de Norteamérica, y la mayoría de gente, inexplicablemente, vive esperando su caída. Me refiero al mundo árabe, a los musulmanes, a los comunistas, algunos socialistas y por supuesto, a todo ese Combo bailable revolucionario latinoamericano. Y bueno, tampoco es que los gringos hayan hecho méritos por agradar a nadie, más bien siempre la embarran. Pero apartándonos del tema, esto de predecir derrumbes de imperios, sociedades y hasta etnias, que de paso está muy feo, es algo casi inevitable; y tampoco es que sea de ahora porque desde que existe el hombre como tal, existe también el concepto de amigo y de enemigo.

Grandes Imperios (del caricaturista español Luis Pastor)

En fin, es un tema interesantísimo, pero lo que hoy yo les quería mostrar es una verdadera obra de arte compuesta de cinco lienzos, cuyo tema justamente es ese, La Caída del Imperio. Su autor es Thomas Cole, quien de paso fue un estadounidense que se volvió famoso por sus lienzos de tono alegórico y romántico. Es recordado más que por su obra, por ser el autor de esa serie de cinco cuadros titulada El Ciclo del Imperio, terminados en 1836.

Este grupo de cuadros es bastante curioso y ha sido motivo de varios estudios porque traza la historia de un país, de un estado imaginario, en clara alusión al ascenso y la caída de la antigua Roma, pero haciéndoles un guiño de advertencia al Imperio Británico de su época y a los, en aquel entonces, recientes Estados Unidos de América, que se encontraban bajo las ideas expansionistas del presidente Andrew Jackson. Los conservadores como Cole, se encontraban horrorizados ante las rápidas transformaciones causadas por la industrialización, la expansión territorial y el súbito crecimiento de las ciudades.

En su famosa obra podemos ver un pico de montaña como telón de fondo antes de que el desfile histórico se despliegue. Su secuencia gráfica representa la apertura de un primitivo estado salvaje en el que la sociedad evoluciona hasta convertirse en un imperio que sucumbe ante la decadencia y la corrupción. Veamos:

Estado salvaje
El primer cuadro corresponde al estado salvaje, puede verse una selva exuberante poblada por un puñado de cazadores-recolectores que luchan por lograr una existencia primitiva bajo las inclemencias del tiempo.

La Arcadia o aldea pastoral
En el segundo cuadro, un idílico paisaje que refleja una arcadia o aldea pastoral, donde podemos notar ya el triunfo del hombre sobre la salvaje vegetación. Los habitantes han limpiado el terreno, han cortado los árboles, han sembrado campos y construyen un elegante templo griego.

El Imperio consumado
El tercer y más grande lienzo es la consumación del Imperio. Ahora, el paisaje está cubierto por magníficas construcciones de mármol y los felices agricultores y filósofos del cuadro anterior, han sido sustituidos por una multitud de personas entre los que se distinguen autoridades, gente vestida con opulencia, comerciantes y ciudadanos consumidores. Metafóricamente, es el mediodía en el ciclo de vida del Imperio.

Destrucción del Imperio
Luego viene la destrucción. La ciudad está en llamas y la población huye de una horda invasora que arrasa con violaciones y pillajes debajo de un cielo de atardecer melancólico.

Desolación
Finalmente la luna se eleva sobre el quinto cuadro. Es la desolación. No hay un alma viviente a la vista, sólo algunas columnas en descomposición y escalinatas cubiertas por maleza y hiedras.

Concebida a mediados de la década de 1830, la obra de Cole tiene un mensaje claro: todos los imperios, no importa cuán magníficos sean ni cuán alto lleguen, están condenados a su otoño y decadencia. La humanidad ha completado el proceso un sinnúmero de veces como con los Mayas, Egipcios, el Imperio Persa o el Romano. El último que podríamos decir que cumplió su ciclo vital y duró relativamente poco tiempo (como imperio político) fue la desaparecida Unión Soviética.

¿Seremos testigos de la caída de otro imperio? Espero que no. En la antigüedad si un imperio caía, afectaba solamente a su círculo próximo, a sus aliados o enemigos y casi no tenía eco en otro continente. El mundo ha cambiado mucho en los últimos 30 años. Cuando cayó la URSS el mapa geopolítico cambió. Europa logró estabilizarse de a poco, a pesar de variables sociales y económicas impredecibles -desconocidas hasta entonces-, efecto de la fragmentación de un imperio. Ahora, con el comercio y las finanzas globalizadas, la humanidad no puede volver a darse ese lujo.

Fuentes y referencias:
1, 2, 3, 4

¿Fue útil o de tu agrado el artículo?

* Ahora también puedes seguirme en Twitter:

3 comentarios:

Pastor Cartoon dijo...

hace tiempo ya lo dije que es el siguiente, felicidades por tu blog!!

http://acartoonaday.blogspot.com/2011/01/great-empires.html

Eurelio Jacinto dijo...

Felicitaciones por el blog!

Manuel dijo...

No recuerdo bien quien, comentó en alguna oportunidad que los imperios durante una vida media de 100 años. Según esta persona, USA estaba a punto de caer...Creo que era uno de estos revolucionarios latinoamericanos.

Pero, como todo ciclo vital, los imperios nacen viven y mueren.

Nunca se habla del Imperio Británico, que a trompicones,sigue vivo...

Saludos. Interesante como siempre

 
Ir Arriba