viernes, febrero 24, 2012

Las Cuatro Libertades Fundamentales

Para 1941 la Alemania Nazi ya había ocupado la mayor parte de Europa y Japón expandía su poder militar. Los Estados Unidos creyeron que era el momento de armarse, e hicieron bien, ya que ese mismo año los japoneses atacaron Pearl Harbor, obligándolos así a entrar en la guerra.

El 6 de enero de 1941, el Presidente de los Estados Unidos Franklin D. Roosevelt dio un famoso discurso ante el Congreso norteamericano. Se lo conoce como El Discurso de las Cuatro Libertades (Four Freedoms Speech). En el mismo, Roosevelt propuso como metas cuatro libertades fundamentales, que todas las personas y "en cualquier lugar del mundo" deberían disfrutar cuando culmine la guerra:
  • Libertad de expresión
  • Libertad de culto
  • Libres de miseria
  • Libres del temor
“Para un futuro, que tratamos de hacer seguro, anhelamos un mundo fundado en las cuatro libertades humanas esenciales:
-La primera es la libertad de palabra y expresión, en cualquier lugar del mundo.
-La segunda es la libertad de cada persona para adorar a Dios a su propio modo, en cualquier lugar del mundo.
-La tercera es la libertad frente a la miseria, que, traducida en términos mundiales, significa acuerdos económicos que aseguren a cada nación una vida saludable y en paz para todos sus habitantes, en cualquier lugar del mundo.
-La cuarta es la libertad frente al miedo, que significa una reducción mundial de armamento a tal punto y de manera tan profunda, que ninguna nación esté en situación de cometer un acto de agresión física contra ningún vecino, en cualquier lugar del mundo.
Esta no es la visión de un milenio lejano. Es una base concreta y alcanzable en nuestro propio tiempo y en nuestra generación.”
Franklin D. Roosevelt

Este discurso emocionó tanto al pintor e ilustrador Norman Rockwell que le sirvió de inspiración para crear una serie de cuatro pinturas, cada una de ellas representando cada una de las libertades proclamadas por Roosevelt, con la habilidad de traducir los conceptos abstractos de libertad en escenas idealizadas de la vida cotidiana americana, especialmente en las relativas a la libertad frente a la penuria (una abuela sirve el pavo de la cena del Día de Acción de Gracias) y a la libertad frente al miedo (una madre arropa a sus hijos acostados, mientras el padre los contempla, de pie junto a la cama.

Libertad de expresión

Libertad de culto

La Libertad de miseria implicaba que los gobiernos tenían que garantizar las necesidades básicas de los ciudadanos. La Libertad de temor pedía una reducción mundial de armamento para que ninguna nación pudiera amenazar a otra. Muchos conservadores y empresarios se opusieron a Roosevelt, creyendo que sus políticas eran desatinadas.

Libres de miseria

Libres del temor

Roosevelt destacó que pedía estas Cuatro Libertades no sólo para su país, sino para “todo el mundo”. Durante la Segunda Guerra Mundial continuó insistiendo en la implementación de estos ideales y en la creación de una Organización de Naciones para llevarlas a cabo. Es de esta manera y apoyando tan nobles objetivos, que la ONU es fundada el 24 de octubre de 1945 en San Francisco (California), inicialmente con 51 países, al finalizar la Segunda Guerra Mundial, quienes firmaron la Carta de las Naciones Unidas.

Tras la muerte de Franklin Roosevelt, su esposa y ex primera dama, Eleanor Roosevelt, encabezó el comité de la ONU que redactó la Declaración Universal de Derechos Humanos en 1948. Esta Declaración, un hito en la expansión de la libertad, amplió las ideas de las Cuatro Libertades. Las pinturas se encuentran actualmente en el Museo de Norman Rockwell en Stockbridge, Ma.


¿Fue útil o de tu agrado el artículo?

* Ahora también puedes seguirme en Twitter:


Fuentes y referencias:
1, 2, 3, 4, 5

4 comentarios:

esteban lob dijo...

Excelente cuarteto de prioridades para el ser humano, Carlos.

Me recordó la antigua canción de prioridades personales:
3 cosas hay en la vida, salud, dinero y amor. El que tenga esas tres cosas, que le de gracias a Dios.

Manuel dijo...

Sabía del discurso de Roosevelt, pero no de las pinturas.

Hace casi tres años, escribí sobre este discurso, cuando se conmemoraban los 70 años del inicio de la guerra.

Sigue siendo actual, a casi 72 años del mismo

Saludos

Andros Armand dijo...

Que grande este hombre.

Por cierto, una duda que no viene al caso, cada vez que entró a un artículo nuevo a tu web, me sale ya marcado el +1 en Google +, como si ya le hubiera dado...

Blanca dijo...

Me ha gustado todo, pero los cuadros me han dejado sin aliento.

Precioso post, Carlos.

Un beso

 
Ir Arriba