miércoles, noviembre 28, 2012

El hombre que nació con cabeza de león

"Cuando Stephan Bibrowski nació, la partera lanzó un grito y después de cortar el cordón umbilical lo arrojó en el pecho de su aterrorizada madre".


Stephan Bibrowsky

Stephan Bibrowski, más conocido como "Lionel, el hombre con cara de león", fue un famoso personaje del mundo circense a inicios del siglo pasado. Era rubio y todo su cuerpo estaba cubierto de un largo pelaje natural, que convenientemente cepillado lograba dar (a su rostro) el aspecto de un león. En esa época era una condición muy extraña para los médicos y hombres de ciencia que lo examinaron. Apenas un siglo después de su nacimiento se pudo determinar con certeza que Stephan padecía de hipertricosis. Una rara enfermedad genética asociada con el cromosoma Y.

Se cuenta que nació en 1891 en una aldea cercana a Varsovia y que al salir del vientre de su madre, su cuerpo ya estaba cubierto con dos centímetros de pelaje. Ante las preguntas de los aldeanos y acusaciones de hechicería y bestialismo, a su pobre madre sólo se le ocurrió mentir: justificó la condición de su hijo, al hecho de haber presenciado el ataque de un león sobre su padre. Que fue testigo del suceso durante su embarazo y que aquella conmoción era la culpable. Los aldeanos obviamente no se lo creyeron y seguían martirizándola con la tesis de que el infante sólo podía ser fruto de una abominación. La mujer no tuvo más remedio que cargar a su hijo y huir a las aldeas aledañas pero lastimosamente la historia se repetía en cada lugar a dónde llegaba. Hecha un manojo de nervios, con el hambre, el frío y campesinos curiosos persiguiéndola, se lo entregó a un empresario alemán de apellido "Meyer" cuando Stephan apenas tenía cuatro años. Meyer le dio su nombre artístico y lo empezó a exhibir desde esa edad por toda Europa. Fue un éxito en las ferias y plazas de las ciudades europeas.


Bibrowsky en la infancia

La primera vez que fue puesto en exhibición, aún siendo niño, el cabello de Lionel medía ya 20 cm en la cara y el resto del cuerpo estaba cubierto por una vellosidad de aproximadamente 10 cm. La única excepción eran las palmas de las manos y las plantas de los pies. En 1901, con diez años de edad, Lionel fue llevado a los Estados Unidos y lo negociaron con el mítico Barnum and Bailey Circus. Viajó con ese circo a partir de entonces y de vez en cuando volvía a Europa gracias a las giras.




En los circos americanos su función se limitaba a tomarse fotos junto a la jaula de los leones, poco después, Lionel ya combinaba actos de gimnasia con trucos y sobretodo, mostraba al público su lado más humano, más tierno y que era lo que contrastaba con su singular apariencia. Ese contraste precisamente fue el que hizo que su público lo adorara. Era conocido por ser un perfecto caballero que siempre andaba impecablemente vestido. Le fascinaba la lectura, era un autodidacta con conocimientos que igualaba a los universitarios de la época, quienes terminaban anonadados después de charlar con él. De hecho, en algún momento de su carrera artística llegó a considerar seriamente la posibilidad de hacerse dentista. Hombre culto, era capaz de hablar con fluidez cinco idiomas, suerte y herencia de sus infantiles giras europeas. Para 1920 se instaló permanentemente en los EE.UU. convertido ya en una celebridad, en un héroe popular, sobretodo en Nueva York. Era uno de los residentes más pintorescos y solicitados de Coney Island.



En esa misma década y para sorpresa de todos, Lionel se retiró de su carrera artística y regresó a Europa, a la empobrecida Alemania de la post guerra. Nadie sabe el porqué. Según los informes, murió en Berlín de un ataque al corazón en 1932 a la edad de 41 años.

Nota: En este enlace pueden encontrar otra historia pero mucho más triste acerca una mujer con el mismo padecimiento (hipertricosis). Ella no tuvo la suerte de Lionel.

Fuentes y referencias:
1, 2, 3, 4, 5, 6

¿Fue útil o de tu agrado el artículo?
* Ahora también puedes seguirme en Twitter:

5 comentarios:

Bimago del Neoverso dijo...

Que interesante y triste historia, al menos al final de su vida se recompensó los maltratos que sufriera en la infancia. Excelente artículo, te felicito. ¡Un Saludo!

Paréntesis dijo...

me recordó mucho a la película Fur o Retrato de una pasión con Nicole Kidman y Robert Downey Jr. Sobre una fotógrafa y un hombre con este síndrome. Al buscar información sobre la película, recordé que el hombre se llamaba Lionel y tenía las mismas características de caballero y etc...sin duda inspirados en la vida de Bibrowsky

Bimago del Neoverso dijo...

Interesante saberlo, buscaré la pelicula.

tu anciana abuela dijo...

¿se quedó calvo cuando se hizo viejito??

;-)

Saludos a todos

Carmen Padilla Carrillo dijo...

Que linda historia,minimo una vez a la semana entro a ver este blog, me encanta,felicidades por el mismo

 
Ir Arriba