viernes, marzo 27, 2009

Voytek, el oso

A pesar de que Polonia fue invadida por los nazis y muchos de sus ciudadanos fueron encerrados en campos de concentración, el Ejército polaco libre peleó en la Segunda Guerra Mundial desde el exterior. Una de sus compañías, la 22ª de Transporte, se encontraba en Medio Oriente apoyando a los Aliados en el frente del Líbano.

Lo curioso de esta historia tuvo lugar en las montañas de Irán, cuando parte de los soldados que se encontraban patrullando la zona se encontraron con un osezno cuya madre había sido abatida por cazadores. Tras una acalorada discusión decidieron llevárselo y convertirlo en la mascota de la compañía. Lo llamaron Voytek y en adelante fue adoptado cariñosamente por el destacamento y alimentado con leche servida desde una botella de vodka vacía.


Muy pronto el oso creció transformándose en mascota de todos los soldados, y su carácter siempre amistoso y servicial lo convirtió en el símbolo moral de la Compañía, sin embargo, la carrera militar del oso estaba a punto de empezar.


Voytek fue dócilmente amaestrado y una de sus principales tareas consistía en transportar la pesada munición de artillería de un lugar a otro, tarea que lograba sin mucho esfuerzo. Luego también aprendió a marchar parado sobre sus dos patas junto a las tropas, lo que le hizo ganarse los aplausos de todos los soldados y a su vez estos detalles subían la moral del destacamento. Tal llegó a ser su popularidad que decidieron que el emblema de la compañía representaría al oso Voytek cargando munición de artillería.


Según recuentos históricos verificados por el historiador Garry Paulin, quien escribió un libro sobre el animal, Voytek participaría directamente en la famosa Batalla de Montecassino en 1944, uno de los últimos bastiones extraterritoriales de los nazis. Su participación sería bajo el rango de Asistente de artillería, y transportaría varias de las municiones pesadas que caerían sobre la fortaleza principal. Estos servicios le valdrían un ascenso de rango y menciones en todos los periódicos de la época.


Tras terminar la guerra, Voytek y su compañía terminaron en Escocia. El oso se volvió una celebridad apareciendo en infinidad de noticieros, revistas y programas de TV. Sus camaradas volvieron a Polonia en 1947 y esto fue algo que deprimiría durante algunos años al oso.
Voytek vivió apaciblemente sus últimos días en el Zoológico de Edimburgo, siendo regularmente visitado por algunos de sus ex compañeros soldados que habían servido con él en el pasado. Soldados que, sabiendo la predilección de Voytek hacia la cerveza y a los cigarrillos, siempre se las arreglaban para llevarle algunos de contrabando.
Son muy pocas las historias que nos pueden arrancar una sonrisa después de una guerra, por eso siempre vale la pena sacarlas del baúl del olvido.

Fuente: Anfrix.com

58 comentarios:

Ursus Andinus dijo...

El Oso entra a comentar sobre otro Oso.

Son increibles animales los osos, y cómo en familia se habrá sentido para ser un militar más y ser hermano y colega de todo un batallón.

Buscaré uno de los emblemas de la división para poder tenerlo en mi abrigo,

Genial historia, y precioso animal.

TORO SALVAJE dijo...

Qué historia!!!
Me he imaginado a esos soldados de visita en el zoo de Edimburgo.
Emociona.

Saludos.

Martha Colmenares dijo...

Pero que sorpresa, Carlos. Está precioso el nuevo diseño. Tenía mis días sin venir, hoy o ayer porque ya casi amanece, me dije que iría en busca de lecturas, no de noticias. La verdad, el acontenecer noticioso en mi país es algo verdaderamente castrador de facultades y hasta de la creatividad. Imagínate, reseñar al gorila sentada transcribiendo sus 4 ó 5 ó 6 horas de alocuciones insultantes sólo te deja una sensación de pena ajena. Y así en esa alienación se transcurre.
Resulta que hoy me encuentro con esta bella historia. Sabía que en tu espacio habría un lugar para enriquecer el alma.
Ha sido muy grato...
Abrazos

esteban lob dijo...

Hola Carlos:

Me imagino la depresión del notable oso, cuando sus "compañeros" de batalla volvieron a su país.
¿No habría manera de llevarlo a Polonia?
Lo hubieran tenido más a mano siempre.

Gran historia.

Un abrazo.

Cecy dijo...

Que historia Carlos.
Verdad pocas cosas se pueden rescatar detras de la guerra.
Y si, esta es una de ella.
Me encanto el Oso.

Besos.

Belén dijo...

Tienes razón, eso de encontrar una historia amable de una guerra es bien raro...

Besicos

Mucha dijo...

Aplausos por la historia. les dejo besos y sonrisas

Ricardo Tribin dijo...

Carlos,

Una vez mas muchas felicitaciones por esta nueva historia.

Dime....Evan regreso? O es solo mi impresion?.

Nos hacen mucha falta Evangelina y tu. Que blog tan magnifico tienen...

Tabita dijo...

Me encanta la facilidad con que tus letras me erizan ;) muy enternecedora historia, a pesar del contexto de guerra en el que se desarrolla. Besos.

Bitter dijo...

Me parece maravilloso eso de encontrar una historia que te saque una sonrisa, en medio de la guerra.
La he disfrutado Volk
un besazo

Pd:
Ahora no se podría repetir una historia así, las organizaciones de defensa estarían alegando porque al Oso se le hace trabajar cargando municioness...ufff que crueles, jaja!!

Fabrisaurio dijo...

¿Sabes si Voytek tuvo descendencia? Si es así espero que no hayan heredado los vicios del padre ;)

Alí Reyes H. dijo...

Como decimos en Venezuela "Este es un blog del carajo" Osea que està buenìsimo.

Vine aquì por recomendaciòn de tu amiga Martha Colmenares, y he quedado fascinado. Lo ùnico es que estaba buscando el ìndice de clasificaciòn por etiquetas o temas y no lo encuentro, serìa muy bueno si lo tuvieses porque asì uno tendrìa una bùsqueda màs directa de tus artículos sin depender del archivo que no clasifica y sòlo se limita al año en curso.

El artìculo de la niña de Vietnàn, la niña perro y este del oso, por supuesto, estàn muy buenos. Aunque hay otros con fotos tan impresionantes que no pude nisiquiera abordar sus lecturas pues me paralizaron.

Aprecio el esfuerzo que debes hacer de tiempo y recursos para confeccionar esta maravilla. Por tanto te adelanto que no puedo dejar que estés fuera de mi lista de blog que sigo.

Hipatia dijo...

Muy buena historia, Carlos. Efectivamente, debe ser difícil encontrar historias tiernas, divertidas y curiosas inmersas en tiempo de guerra. No cabe duda de que sabes buscar y encontrarlas. ¿Sabes?, por esta región, en las zonas de montaña, hay osos pardos; estuvieron a punto de desaparecer y los protegieron y los favorecieron para que no ocurriera. Aún así siempre hay alguien que que se lía a tiros con uno y lo mata. Una pena. Son una "gente" muy tímida y precisan de mucho respeto por su entorno.
He disfrutado mucho. Gracias, amigo.
Un gran abrazo batazoide.

JASVI dijo...

q buena historia...
Un poco breve para lo que me tenian acostumbrada, pero muy buena.

moderato_Dos_josef dijo...

Bonita historia, me ha gustado y ciertamente son pocas las historias positivas que se pueden sacar de una devastadora guerra mundial...

El Santy dijo...

Bonita pero sobre todo muy interesante la historia y seguramente bastante desconocida

Atrapasueños dijo...

yo tambien tengo predileccion por la cerveza y los cigarrillos y toda la bola de rufianes con que ando jamas son capaces de traerme a regalar esa clase de mercaderia... quiero ser oso

Sergio dijo...

Carlos interesante y amena esa historia que yo desconocía y que me ha hecho el día, da gusto ver que entre tanta adversidad como es cualquier guerra, se den situaciones que aminoran la desgracia.

Saludos

m. Yulep Rikschijin (mostrar nombre) *live* dijo...

que viva el oso.
los osos no sobran nunca

Mary Lovecraft dijo...

Increíble la vida de este oso...en parte me dio pena y en parte me hizo pensar ¿mejor así que tal vez muerto por haberse quedado huérfano y no haber sido capaz de sobrevivir solo??

un beso Carlos!

p.d.: en la sidebar leo que tienes linkado mi anterior blog Date Prisa que desde el año pasado ya no existe, si quieres seguir teniéndome linkada, hazlo aquí:

Sírveme un Vermut

http://sirvemeunvermut.blogspot.com

otro beso!

Bartok dijo...

Me parece interesante la capacidad de aprendizaje que desarrolló este oso para poder servir en las labores de guerra de sus protectores. Espero nomás que haya aprendido a las buenas, ya que tu sabes que en los circos maltratan a los animales para que hagan trucos. No los creo, ya que al partir a Polonia se hubieran olvidado de él. Un abrazo.

LA Gaby dijo...

Es increible de lo que somos capaces los humanos...
Ahi ese señor Oso cargando artillería pesada... Parece de cuento de hadas jejeje

Besos mi Rey lo espero mañana.

julia dijo...

después de haber pasado por este blog no sé por qué ni por dónde, pero sigo entrando de vez en cuando y me gusta... te invito al mío, echa un vistazo, y no, no es una orden ni nada de esas mierdas... sólo si te apetece. un beso.

julia dijo...

oye, perdona por el tono del mensaje de antes, parece un poco brusco ahora que lo he leído. disculpa.

Gastón dijo...

Los osos siempre tienen una historia triste que contar...
Este pierde a su madre, pasa su vida entre municiones y guerras humanas, y termina encerrado en el zoo sin puchos ni bebidas.

merde!!!

Y nosotros, acá en Argentina, también tenemos nuestra historia "osística":

El oso
Intérprete: Moris



Yo vivía en el bosque muy contento,
caminaba, caminaba sin parar.
Las mañanas y las tardes eran mías,
por la noche me tiraba a descansar.

Pero un día vino el hombre con sus jaulas,
me encerró y me llevó a la ciudad.
En el circo me enseñaron las piruetas,
y así yo perdí mi amada libertad.

"Conformate" me decía un tigre viejo,
"nunca el techo y la comida han de faltar,
sólo exigen que hagamos las piruetas
y a los niños podamos alegrar".

Han pasado cuatro años de esta vida,
con el circo recorrí el mundo así.
Pero nunca pude olvidarme de todo,
de mis bosques, de mis tardes y de mí.

En un pueblito alejado
en una noche sin luna
alguien no cerró el candado
y yo dejé la ciudad.

Ahora piso yo el suelo de mi bosque,
otra vez el verde de la libertad.
Estoy viejo, pero las tardes son mías,
vuelvo al bosque, estoy contento de verdad.



Y bue... como no podía dser de otra manera, me despido con un...
Claro, abrazo de oso

Amorexia. dijo...

ve vos! siempre terminamos inmiscuyendolo todo en nuestra tontacarrera de autodestrucción.

Saludos desde la ausencia.

ElPoeta dijo...

Una historia bien interesante, Carlos. Un abrazo,
V.

raùl junquera dijo...

Y muy bien sacada CARLOS, voy a tener que investigar como coño la Legión española tiene como mascota a una cabra, no quiero ni pensar lo que pienso pues conociendo bien a ese cuerpo a lo mejor me llevo una sorpresa,,jiji...

SALUDOS GRAN CARLOS!!!!

cieloazzul dijo...

Que lindo!!
la de enseñanzas que la naturaleza nos da...
besos amoremio..

DANI dijo...

Los animales, divino tesoro ;)

Un abrazo de oso

nat dijo...

Y a la final entre tanta tensión y cosa negativa que trae la guerra debió ser muy bueno tener un compañero "atípico", pero que igual se ganó el cariño.

Saludos!

LaMar dijo...

Quien diría, que la superficial apariencia de un oso es de fiereza...pero ´Voytek supo inteligentemente cambiar esa imagen que muchas veces se tienen de tan lindos animalitos.. Conmovedora historia..Todavia queda mucho por aprender. Gracias, querido Rey!!! Seguimos aprendiendo

Un abrazo infinito

manuel rubiales dijo...

son estas las cosas que al final quedan como esencia, porque tras el filtro de la historia siempre sobrecogen las aventuras más bellas.
un saludo

Ludovico dijo...

que oso tan cool!

xtco dijo...

jejeje no conocía la historia... me ha gustado un montón.

gracias

abrazotes

fernando dijo...

De lo poco bueno que se puede sacar de una guerra. El oso tuvo suerte de no morir en medio de tantas batallas. Un abrazo.

lully dijo...

jejeje!!
Qué ternura de historia, un oso inteligente y valiente.

Rescatable como bien lo dices, a pesar de esa cruel guerra.

Besitos y abrazos para ambos!

Carlos dijo...

Cumpa, es increíble lo que puede llegar a hacer un oso con tal de fumar de arriba. :)

Mira si llegaba a ser un lobo. jaja

Un abrazón

Zully Ellyane dijo...

Me ha encantado tu blog... me declaró segidora desde hoy...

Que hermoso gesto el del oso .. no me refiero al aprender.. o al combatir.. si no al deprimirse al no tenr a sus compañeros... prueba de que los animales a veces comprenden mucho mejor lo que ese vinculo significa... después de todo ellos ( sus amigos ) salvaron su vida..

Saludos!

Majinga SXEtto dijo...

Lokuas una prueba más de que son los animales quienes nos enseñan valores a los humanos, acá cabe la pregunta ¿quién evolucionó en realidad?, pero bue al final es un ser vivo poniendo el hombro a otro ser vivo, por otra parte desconozco las condiciones del zoo en el que pasó sus últimos días pero desde nuestra perspectiva, poniéndonos en las “garras del oso” tantos años de servicio y lealtad desmedida para terminar enjaulado???? para terminar encerrado en un zoo??? bue por lo menos no murió en la guerra acribillado o con un tiro en medio de la frente o lo que es peor como almuerzo de algún batallón y su piel como alfombra de la tienda de campaña de algún coronel, creo en lo personal que merecía un mejor lugar para terminar su estancia en este plano terrenal después de todo lo que entregó.

SoF - SkEu dijo...

Caramba Carlos, es una historia bella en un inicio, pero triste al final. Si bien no abandonaron al oso tuvo que cambiar su vida a un zoológico, después de tanta libertad... aún no sé que pensar en concreto, pero se me ha asemejado a la vida de agunos ancianos que conocí en el asilo...

Saluditos.

El Apestado dijo...

Uno osote de peluche al servicio de los odios y pasiones del hombre, ¡Pobre oso, apestoso hombre!

Clara y Pepe (los Chuquis) dijo...

Es una historia encantadora. Algunos animales tienen algo que los diferencia de los demás. He conocido representantes del reino animal buenos y otros malos, por eso pienso que no todos tienen la misma forma de ser... en eso se parecen a los humanos.

Alejandro Kreiner dijo...

En las guerras suelen usarse animales para los combates (palomas, perros, etc).

Saludos.

drama.queen dijo...

cosa más linda ! jaja
me lo imagino bebiendo sus cervezas!

<3

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

Simplemente impresionado por esta maravillosa historia, como los animales pueden ser aliados de los seres humanos en las épocas más difíciles.

Porque no podemos ser como este noble animal, a veces somos tan escasos de amor y tan mezquinos, que Voyteck nos da una lección de honor, valor, amor y amistad.
Saludos

Mónica dijo...

Hola carlos, muy buena la historia y hasta emocionante!!
Y tristona, pero como decís valió la pena sacarla del baúl.

bss. y besos a mi amiga evan.

Chien dijo...

Tremenda la historia mi estimado...

ЖΔЯIΔ dijo...

Hola
Aunque no acostumbro a dejar comentarios Siempre paso a leerte
Y deje algo aqui para ti

http://moonshadowfireheart.blogspot.com/2009/03/un-pequeno-gesto.html

Saludos

Luz dijo...

Qué buena historia Carlos!!! No la conocía!!! Claro que me sacó una sonrisa, además de despertarme mucha ternura. Qué oso más hermoso!!! :-)

david santos dijo...

Bien, con cigarrillos y cerveza, Voytek no hay acabado muy mal.
Gran oso. Muy bueno camarada. Linda historia.
Abrazos.

angélica beatriz dijo...

Hola querido Carlos.

Qué bonita historia, para recordar que los animales tienen un corazón que sabe ser agradecido y amoroso con sus dueños.

Un beso mi amigo querido, y otro a Evan ;-)

M@R dijo...

LINDA HISTORIA, HERMOSO ES EL OSO,,,

ABRAZOS,,,

El Mostro dijo...

Increible historia. Si podés, lee un libro sobre unos osos que aprenden a usar el fuego.

Saludos a ambos.

Ka-tica dijo...

Wow!
que linda historia... de verdad q son animales con una destreza para resolver problemas muy "desarrollada" por decirlo de alguna manera!!!
=) de verdad q muy linda la historia... y el final como el de todo heroe de guerra... "sentado" en algun sofá viviendo de recuerdos de su epoca gloriosa!!! pero igual q seguro alegrara a quienes recuerden a el personaje!
=) de verdad q saca una sonrisa imaginarlo!
Gracias muy lindo regalito!
Saludos Mi Rey!

Claudio - Poca Tinta dijo...

Genial la historia!

No sé si alegrarme o ponerme triste por humanizar al oso, quizás lo quiero ver como una revancha contra los que lo dejaron huérfano.

La cosa es decir 'Basta de héroes, no los queremos... no a la guerra'.

Saludos amigo

José Ignacio dijo...

De mi infancia recuerdo que por las plazas de los pueblos aparecían familias zíngaras (http://es.wikipedia.org/wiki/Cíngaro.
Era habitual que les acompañara un oso maduro. El noble animal como en el el de vuestra entrada era transportista, vigilante y además con las habilidades aprendidas mantenía a a toda la prole.
El de la división polaca acabó relativamente bien, si consideramos que es bueno acabar sin libertad en un zoo.
Recuerdo que en alguna obra literaria leí que en la Europa de la modernidad cuando eran ya viejos acababan en las manos desaprensivas de apostadores que les sometían a una lucha a muerte, atados con unos metros de cadena a un fuerte palo, contra varios perros a la vez.
Los humanos no se si nos merecemos ese título que nos otorgamos.
Un abrazo.

Juan Murillo dijo...

Es una historia preciosa! Casi, casi como para que los de Pixar se pongan manos a la obra jejeje. Enhorabuena por tu blog!

 
Ir Arriba